InicioEn portadaXEEN 35 mm T 1.5. La democratización del cine

XEEN 35 mm T 1.5. La democratización del cine

XEEN

Hoy probamos la lente 35 mm T 1.35 mm T 1.55 35 mm T 1.5 que, por decirlo de una forma simple, es la democratización del verdadero “estilo cine”

 

Txt: Álvaro Bernal

Nos guste o no, desde que ya hace 10 años aparecieran las DSLR que grababan video la profesión ha cambiado. Siempre habrá productos audiovisuales que por la generación de ingresos que se espera de ellos querrán contar con los medios de la máxima calidad, pero es un hecho que cada vez más producciones aceptan que los costes determinan la factura técnica. Son productos muy dignos y además el espectador ha aprendido a ser menos crítico en este sentido. Vemos drones donde antes veíamos helicópteros, vemos gymbals donde veíamos steady cams, tantos y tantos ejemplos. Pero lo que de momento parecía un campo cerrado eran las ópticas, o bien optábamos por ópticas de cine  o teníamos que conformarnos con lentes de fotografía. La lente que hoy comentamos es parte de un  kit (14/35/85) que ya cubre las focales comunes en el cine pero con un precio que por decirlo de alguna manera está en el entorno de las ópticas fotográficas de calidad. No pretendemos hacer un análisis técnico al uso, solo daros nuestra impresión y como sabemos que muchos trabajáis en video con lentes de foto, contaros algunas cosas inherentes a las ópticas de cine.

 

XEEN

 

Sin pretender ser profundos, las ópticas de cine respecto a las fotográficas son más robustas, deben poder trabajar en condiciones climáticas adversas, por eso no verás plástico, ni holguras, esto solo, ya supone unos costes mayores. También verás que la lente prácticamente siempre es parte de un conjunto de porta filtros, barras, mando de foco, etc. y resulta frustrante y sobre todo, lento, muy lento, tener que modificar esos elementos cada vez que se cambia de lente. Si bien es cierto que en cine se emplean lentes zoom, las focales fijas son empleadas con mayor frecuencia. El kit de lentes a emplear deberá estar formado por lentes que tengan las mismas dimensiones físicas y que al manipularlos no tengan desplazamientos de partes externas, eso provocaría modificar la posición del mando de foco, porta filtros, etc. Requerirán que los aros de foco y apertura sean muy amplios y dentados al uso, para ser precisos al máximo, y por supuesto con grafías estandarizadas que no provoquen ninguna duda en su uso, tanta cosas… Y uno poco a poco va entendiendo que sean así y que cuesten mucho más que las fotográficas. Por eso es un soplo de aire fresco ver esta óptica y su precio. Probablemente las marcas consagradas en este segmento de producto reaccionarán con gamas más económicas. No es ni mejor ni peor, es simplemente dar respuestas al mercado.

 

Todos los objetivos XEEN se pueden utilizar en sensores de formato completo, Super 35, APS-C y APS-H. Están construidos en aluminio, son ligeros y muy resistentes para trabajar bajo cualquier condición de rodaje. Están disponibles en cinco monturas diferentes: PL, Canon (E), Nikon (F), Sony-E y MFT. El 35 ofrece un número T 1.5. Es una apertura destacable, y como decimos, aunque pocas veces lo emplearás a la máxima apertura, esa posibilidad está ahí. Como sabrás en este tipo de lentes no se emplea el indicador “F” sino “T”. El número T es el número F corregido dependiendo de cuanta luz se pierda en el camino por el choque de cristales. Este número indica correctamente la luz que terminara en el sensor. Se calibra para cada lente, por lo que distintas lentes de distintas longitudes focales, al mismo número T arrojaran la misma cantidad de luz y por lo tanto tendrán la misma exposición.

 

XEEN_3

 

La resolución según el fabricante supera claramente los 4K, al margen de este dato, la sensación de definición es sensacional. Tal vez pueda parecer que la imagen es algo menos contrastada que la de otras lentes de marcas míticas, pero siendo humilde a partir de cierto nivel todo empieza a ser subjetivo. No me avergüenza reconocer que hoy puedo pensar que es así y al día siguiente no vea esa diferencia. Como cuenta el fabricante, se ha tratado con un revestimiento que reduce al máximo las aberraciones cromáticas, y teoría aparte, lo parece realmente. La construcción es sólida, aluminio y acero, no busques plástico. Aún así lo notarás más ligero que otros de la competencia, entendemos que es por el uso abundante del aluminio. El fabricante nos da un peso de 1.360 gramos, yo hice la frikada de pesarlo y obtuve en tres mediciones 1.377. La apertura mínima es 22 y la máxima ya comentada, 1.5. El bokeh es muy agradable. En esta versión de 35 mm la distancia mínima de enfoque es de 33 cms. Soy un entusiasta del 35 mm, más incluso que el 50, no puedo dar una explicación racional.

 

El anillo de foco tiene 200 grados de giro lo que te permitirá una buena precisión con el mando de foco (como nos  llama esto la atención a los que casi siempre empleamos lentes de foto), el diafragma cuenta con 11 palas y presenta una baja difracción algo que cuando no ocurre, desmerece totalmente la imagen. Ya hemos indicado que la lente cubre el sensor completo por lo que debes recordar el factor de recorte si la empleas en Super 35 o cámaras con sensores más pequeños como las micro 4/3. Solo me queda decir que esta lente es una opción muy a tener en cuenta si no eres un purista que se bloquea cuando sale de lo que conoce. Me gustaría ver un test ciego con otras lentes de la competencia que triplican el precio. Este mercado me fascina, no hay día en el que no aparezca un producto que cuestione o establecido, y este lo es.

Estructure participa
CalMAN Studio organi
Calificar este artículo