InicioEn portadaPanasonic AG-UX90. Todo igual, todo mejor, todo nuevo

Panasonic AG-UX90. Todo igual, todo mejor, todo nuevo

Panasonic

Vivimos tiempos de cambio permanente, en los que el ritmo de renovación es cada vez más vertiginoso, y cuando parece que alcanzamos el límite siempre surge otra innovación que nos lleva a seguir en la rueda. Siendo defensores convencidos de la mejora y la innovación permanente, tranquiliza descubrir que los conceptos bien establecidos y bien ejecutados permanecen estables dentro de la vorágine, avalando las bondades de aquello que está bien pensado desde el primer momento

 

Autor: Luis Pavía

Desde hace algunos años contamos en el mercado audiovisual con un abanico de opciones que no han dejado ni de crecer ni de sorprendernos: sensores cada vez más grandes, sensibilidades increíbles, colecciones de ópticas de ensueño… Y en ocasiones puede suceder que las herramientas consolidadas, con las que se resuelve el quehacer diario de una gran parte de profesionales en todo el mundo, mantienen su posición sin necesidad de llamar tanto la atención. Porque en realidad siguen siendo éstas las herramientas con las que se producen la mayoría de los contenidos que consumen a diario en la mayoría de los medios.

 

Y pensamos que ese es el caso que hoy traemos a nuestro laboratorio. De la mano de Panasonic contamos con la hermana pequeña de su nueva gama de producción profesional UX compacta en 4K presentada en el pasado NAB. Se trata del modelo AG-UX90, que conservando el concepto de cámara de mano, compacta, ligera, de óptica fija, y con todos los elementos que tradicionalmente demandan los profesionales, viene puesta al día con todos los requisitos de la tecnología y las necesidades actuales. Y con un precio más que atractivo.

 

Se trata de un modelo completamente nuevo, totalmente renovado y con características muy interesantes en el que “todo es nuevo” a nivel de tecnología, “todo es mejor” a nivel de producto, y aún así “todo es igual” a nivel de concepto. Para obtener el máximo rendimiento desde el primer día con la máxima facilidad y comodidad. Cualquier operador podría cogerla y, prácticamente sin mirar, comenzar a operar desde el minuto 0 sin ninguna complicación.

 

Entre sus características destacadas encontramos:

  • Óptica zoom Leica 8,8×15 f2,8-4,5 equivalente a un 24,5-315 en paso universal con estabilizador óptico de 5 ejes y 3 anillos de control independientes.
  • Sensor MOS tipo 1.0 (en seguida veremos en detalle qué significa) que permite grabar en UltraHD a 25p, en FullHD a 50p/25p, e incluso en SD mediante distintos tipos de codecs y ficheros.
  • Dos ranuras de memoria SD para grabaciones en relevo o simultáneas.
  • Pantalla táctil.
  • Control remoto desde Apple iPad mediante la aplicación gratuita AG ROP y un receptor inalámbrico USB opcional.
  • Y entre otras conexiones, disponemos de entradas de audio XLR, salida HDMI, y dos USB3.0.

 

En resumen, una herramienta UHD/HD orientada al profesional, que viene a proporcionar en el mismo formato compacto de cámara de mano/semihombro tradicional de poco más de dos kilos con batería y tarjetas, todos los elementos necesarios para captar imágenes en las mejores condiciones que hoy permite la tecnología con un coste sensiblemente inferior al de muchas HD de hace muy pocos años.

 

Panasonic

 

Comenzamos nuestro análisis con el sensor. Respecto al tamaño, “tipo 1.0” se refiere a una “nueva medida” que están utilizando distintos fabricantes, y del que no se suelen facilitar sus dimensiones físicas reales. Está extendida la idea que se trata de un tamaño de una pulgada (como también se denomina en ocasiones) pero realmente no es así. Esta referencia alude al tamaño que tendría el sensor de un tubo de una pulgada, y que finalmente resulta ser algo inferior, pero en cualquier caso es un tamaño intermedio entre el 2/3 tradicional y el 4/3.

 

Traducido: Cuando el sensor es muy grande (Súper 35 y Full frame) ganamos en sensibilidad y rango dinámico, pero la profundidad de campo es tan reducida que dificulta/imposibilita la operación en entornos de tipo ENG o documental. Y si el sensor es muy pequeño la profundidad de campo puede llegar a ser excesiva y además se comprometen la sensibilidad y el rango dinámico, apareciendo ruido con facilidad debido al ínfimo tamaño de cada pixel. Parece que hay bastante acuerdo en que este tamaño proporciona un buen equilibrio entre profundidad de campo manejable y sensibilidad con mínimo ruido.

 

También hay que tener en cuenta que el sensor se gestiona de forma diferente cuando rodamos en UHD (3840×2160) y HD (1920×1080) porque se leen distintas superficies del sensor, que nativamente dispone de más de 17 millones de pixel efectivos. De hecho, en la propia documentación de Panasonic se especifican distintas focales equivalentes cuando se rueda en un formato u otro. Así, la óptica que físicamente es un 8,8-132mm (f2,8-4,5), en HD se declara equivalente a un 24,5-367,5 mm., mientras que en UHD equivale a un 35,4-531,0. Sorprendente, porque esto significa que para UHD se estaría leyendo una porción menor del sensor, imaginamos que tratando cada pixel como tal sin escalados, mientras que en HD se estaría utilizando un área mayor, probablemente combinando varios pixel nativos para cada pixel de imagen final.

 

En cualquier caso, las imágenes que obtenemos siempre son claras y nítidas gracias a la ayuda de la calidad óptica de la lente, firmada por Leica, que combina el zoom óptico x15 con distintas opciones de zoom digital a su vez combinables con el iZoom o zoom inteligente, lo que permite multiplicar el alcance óptico desde un mínimo x2 en UHD, hasta x250 en HD. Como cabe esperar, la primera opción no produce alteraciones sensibles en la calidad de la imagen final, mientras que en la última son evidentes los defectos habitualmente asociados a estas ampliaciones masivas. Aquí será la relevancia del contenido y la inteligencia del operador quienes determinen dónde están los límites de lo razonable, contando para ello con multitud de opciones de ampliación intermedias.

 

Para el manejo de la óptica disponemos de los tres anillos convencionales para manejar foco, zoom e iris. Ninguno de ellos es mecánico. El anillo de iris nos permite configurar qué sentido de giro abre o cierra el diafragma. Para el anillo de foco también contamos con la posibilidad de controlar su comportamiento configurándolo desde el menú, en este caso permitiendo variar su respuesta. Además de las previsibles rápida y lenta, contamos con una variable para que la velocidad de respuesta sea proporcional a la velocidad con la que giramos el anillo. Así, los giros rápidos proporcionarían grandes saltos mientras que el movimiento lento permitiría ajustes más precisos. Y si la precisión de foco es importante en HD, en UHD resulta crítica, por lo que todas las ayudas son bienvenidas.

 

Entre estas ayudas para el enfoque, y además de las clásicas de ampliación en pantalla y resaltado en color de los contornos a foco, contamos con otras dos que contribuyen a mantenerlo con la mayor precisión, y que consideramos realmente interesantes: el sistema de estabilización óptico y el de autoenfoque con seguimiento. El estabilizador es capaz de gestionar y corregir controlando un sistema híbrido de 5 ejes que nos ha parecido bastante eficiente, aunque nos ha llamado la atención que sólo parece estar operativo en grabación HD. El autofoco es un sistema personalizable en el que podemos ajustar la velocidad, la sensibilidad y el área de detección, lo que nos permite disponer de un sistema muy afinado a cada una de nuestras necesidades. Además de poder seleccionar con un simple toque en la pantalla el punto a enfocar en cualquier momento.

 

Ya que estamos con la operativa, terminemos de ver qué más elementos tenemos en el exterior. Nos ha gustado disponer de suficientes botones para realizar un manejo eficiente, y que todos ellos están en su sitio. Contamos con botones/selectores de función exclusiva, como el filtro de densidad neutra de 4 posiciones (0, ¼, 1/16 y 1/64), otros con función determinada pero valores configurables, como el de ganancia (ajustable entre -3 y +30 dB), otro como la rueda giratoria que actúa sobre el parámetro seleccionado (equilibrio de color, ganancia, obturador, tamaño del área de enfoque, opciones del menú, …) y otros personalizables que pueden tener alguna función asignada por defecto o no, a los que podemos asignar cualquiera de las 44 funciones de la cámara. Contamos con nada menos que 13 de estos botones asignables, repartiéndose 9 por distintos lugares del cuerpo y 4 en la pantalla. Por supuesto que, aunque no los hayamos enumerado, contamos con todas las funciones propias de una cámara profesional como selectores para activar o desactivar los modos auto/manual en iris, foco, ganancia, selector de equilibrio de blancos con memorias, marcador zebra, etc.

 

Panasonic

 

En lo relativo al audio también están cubiertas todas las expectativas de una cámara de este nivel, con la única curiosidad de montar el segundo XLR en la parte trasera derecha de la cámara en lugar de la clásica de ambos conectores junto al soporte de micro externo. Dispone de un micrófono integrado, y se suministra sin micro de cañón, permitiendo utilizar cualquiera de nuestra elección, como es habitual en este tipo de equipamientos. Y nos parece un buen detalle el que la tapa de los controles de audio en el lateral izquierdo se abra por completo para así minimizar su accidentabilidad.

 

Uno de los elementos que con el tiempo también ha variado mucho en su función es la pantalla, que ha pasado de ser un mero elemento pasivo de visualización a convertirse en un elemento importante de control, porque no sólo presenta botones para determinadas funciones tanto en la reproducción como en la grabación, sino que, como ya hemos comentado, tocando sobre la imagen podemos establecer y controlar puntos de enfoque, autoenfoque, iris, etc. Ofrece una buena calidad de imagen, con una reproducción bastante fiable de color, brillo y contraste, en sus 3,5 pulgadas de tamaño. El sistema de anclaje, que la deja muy bien protegida una vez deslizada en su alojamiento, tiene por el contrario la limitación de que sólo se puede articular alrededor de un eje, impidiendo sólo algunas posiciones aunque esto tampoco supone mayor inconveniente.

 

Terminando con la parte superior, comprobamos que el asa cuenta con un segundo botón de arranque parada de grabación y un segundo servo para el zoom. Por debajo del alojamiento de la pantalla está el altavoz para monitorizar contenidos grabados sin necesidad de auriculares y en la parte trasera el visor óptico con ocular y ajuste dióptrico. Tanto la pantalla como el visor cuentan con ajustes de color, brillo y contraste a través del menú. También ofrece 4 roscas para fijar accesorios en un lugar alto, pero bastante bien alineados respecto al centro de gravedad de la cámara.

 

En cuanto a la grabación, nos alegra mucho disponer de dos ranuras para tarjetas SD en lugar de formatos propios, ya que hoy en día estos soportes disponen de características suficientes para manejar tanto los volúmenes como las elevadas tasas de datos necesarias, siempre que utilicen los tipos SDHC o SDXC con las adecuadas velocidades de escritura. Contamos con dos ranuras que nos permiten grabar en relevo, para grabaciones “infinitas”, o en paralelo aunque en este caso ambos soportes deberán ser del mismo tipo y grabarán siempre el mismo formato seleccionado en ambas tarjetas. Todos los formatos utilizan compresión LongGOP, es decir, de tipo interframe. UHD se registra siempre a 25p con un bitrate de 100 Mbps, audio LPCM y en contenedor .mov o .mp4. El HD de mayor calidad puede ser 50p, 25p o 50i, con un bitrate de 50 Mbps con el mismo audio y contenedor anteriores. A partir de aquí, y en formato AVCHD con audio AC3 contamos con distintos tamaños de cuadro (desde 1920×1080 hasta 720×576) en variantes 50p y 50i y bitrates entre 25 y 5 Mbps.

 

Traducido a tiempos por capacidad, y tomando como referencia una tarjeta de 32 Gb, podremos grabar 40 minutos de contenidos UHD a 100 Mbps, u 80 minutos de HD a 50 Mbps, en formatos .mov o .mp4. Y en AVCHD, a medida que vayamos reduciendo tamaño y frecuencia de cuadro, desde 2h40m hasta más de 13 horas. La velocidad de las tarjetas a utilizar estará en consonancia con los formatos que pretendamos grabar, recomendándose U3 (UHS Speed Class 3) para el modo de 100 Mbps, U1 (UHS Speed Class 1) para los de 50 Mbps, y siendo suficiente C4 (SD Speed Class 4) para los modos AVCHD.

 

A través del menú podemos acceder y configurar multitud de parámetros que nos permiten que la respuesta de la cámara se adapte a las condiciones más variadas. Nos gusta especialmente el control del detalle en las pieles diferenciado del detalle general, los 8 modos de gamma incluidos varios de cine, el control de la matriz de color con ajustes de knee y pedestal, la posibilidad de guardar y cargar estos perfiles en tarjetas de memoria para igualar la respuesta entre cámaras o mantener ajustes preestablecidos ante frecuentes y diferentes situaciones o entornos de trabajo, y el obturador con velocidades de hasta 1/8000.

 

Panasonic

 

Por otro lado, nos ha sorprendido encontrar características que nos parecen destacadas y que casi pasan desapercibidas, como la opción de un pre-rec para contar con 4 segundos (3 en AVCDH) extra de contenido grabado ANTERIORES a la pulsación del botón de grabación, la compensación de destellos de flash durante la propia grabación, o la posibilidad de volcar contenidos a un USB o disco externo a través del conector USB host sin necesidad de ordenador. También es muy destacable el que aunque internamente grabe a 8 bits en 4:2:0, nos ofrezca en la salida externa los mismos 8 bits pero en 4:2:2.

 

Algún detalle también curioso son las opciones de super-ganancia de +33 y +36 dB, la capacidad de hacer fotos de 8 Mpixel, o el que la salida de video compuesto siempre está activa en formato SD, independientemente del formato de grabación seleccionado, a diferencia del HDMI 2.0 que se puede configurar. La pantalla, además de táctil, puede mostrar una cantidad ingente de información, afortunadamente también configurable desde el menú. Nuestra recomendación es dejar visible toda la información que sea necesaria para, de un vistazo, comprobar que todo está como deseamos, pero retirarla de pantalla mientras estamos grabando. Aunque en esto, como en todo lo demás, la necesidad, la costumbre y el hábito de cada uno propiciará que cada situación necesite su propio tratamiento. Los vúmetros de audio, el histograma, el marcador zebra o el nivel de horizonte son buenos ejemplos de información crítica en algunos casos y absolutamente innecesaria en otros.

 

La batería suministrada AG-VBR59 de 7,28v y 5900 mAh (43wh) declara un tiempo de carga de 3h20m para una descarga en grabación continua en 7h10m. La de máxima capacidad opcional declara una autonomía de hasta 14h10m. Ya sabemos que estos datos son óptimos de laboratorio, y no contamos con pruebas de campo propias, pero lo que sí es cierto es que para un uso normal, en el que arrancamos, paramos, de vez en cuando revisamos material, cambiamos ajustes, preparamos planos, etc. y que podemos estimar en el entorno del 75% de la autonomía óptima, siguen resultando tiempos muy destacados. En este punto, cada uno contará con su propia experiencia y referencias en función del uso, entorno y condiciones en los que maneje su equipo.

 

El aspecto poco favorable que le hemos encontrado es que parece no ser conmutable en frecuencias 50/60 Hz, lo que puede suponer alguna limitación sólo si tenemos la fortuna de trabajar indistintamente para clientes de mercados internacionales que precisen estas distintas frecuencias de cuadro en sus formatos.

 

Ya puestos a usarla, se siente como un equipo sólido, fiable, de buen tacto, y nada pesado. Inspira confianza y se maneja de forma muy intuitiva ya que encontramos todos los elementos de control donde esperamos encontrarlos. La pantalla táctil tiene sus dos vertientes, muy cómoda y rápida para muchas funciones, pero no siempre estará tan limpia como nos gustaría. El sistema de enfoque es muy rápido, siendo un importante avance respecto a modelos anteriores. La respuesta de color y el rango dinámico nos han parecido también claramente mejorados respecto a modelos anteriores. Y con la posibilidad de configurar perfiles de imagen y la matriz de color, sólo en algunas ocasiones se requerirán algunos ajustes para acomodar el resultado a los deseos del operador más exigente. La sensibilidad también ha mejorado y hay que subir la ganancia significativamente para que comience a aparecer ruido. En este aspecto, la sensibilidad personal de cada operador y cada cliente establecerá límites distintos para cada ocasión. El zoom digital en sus variantes más moderadas es efectivo, pero las demás nos parecen exageradas. En cualquier caso, ahí están si hacen falta y es más importante el contenido a registrar que la calidad final. Al fin y al cabo, el operador será quien establezca las prioridades.

 

Buscando los límites, y sin estar sujetos a la subjetividad del umbral de ruido admisible o la ampliación digital de la imagen aceptable, objetivamente se detectan claros efectos de rolling shutter en barridos horizontales rápidos (deformación horizontal de elementos verticales cuando hay movimientos de cámara en horizontal), siendo ésta la única limitación de uso que hemos encontrado.

 

En conclusión: normalmente tendemos a dejar el precio como uno de los últimos datos a citar, cuando es lo primero que miran los posibles compradores, y desde esa perspectiva debemos establecer las conclusiones. Si bien algunas de sus habilidades en UHD están ligeramente limitadas, ya que 100 Mbps equivalen a un HD de sólo 25 Mbps, y algunas funciones como el estabilizador óptico no están disponibles, sus prestaciones en HD son muy amplias e impecables, pensamos que es la cámara ideal en varios entornos:

  • Para quienes precisan autonomía y movilidad con un equipamiento de alto nivel en HD, que no suponga un desembolso importante, y que permita ir proporcionando contenidos UHD a los clientes que lo demanden.
  • Para quienes precisen versatilidad en su cámara principal o única en noticias y documentales, y en producciones en las que el coste contenido sea decisivo.
  • Como cámara(s) B en producciones UHD de mayor nivel.
  • Y sólo la desaconsejaríamos para deportes o actividades extremas donde haya que captar movimientos extremadamente rápidos, debido al rolling shutter que presenta en esos casos. Claro, siempre que el cliente lo reconozca como fallo y esté dispuesto a pagar por evitarlo…

 

En definitiva se trata de una gran cámara en HD, con buenas prestaciones en UHD, en la que no debemos perder de vista que tenemos todas sus extraordinarias características disponibles por un precio que hace poco tiempo era impensable, porque estamos en el entorno de los 2.000€ antes de impuestos incluyendo alimentador, una batería y cargador para dos baterías en paralelo. Esto nos permite ofrecer lo mejor que la tecnología puede dar hoy con unos costes realmente muy contenidos. Así podemos ofrecer una alta competitividad sin depender de inversiones que obliguen a plazos de amortización que acaban condicionando nuestras posibilidades de evolución y crecimiento a futuro.

 

Y si a pesar de todas sus bondades aún necesitásemos dar un paso más, su hermana mayor AG-UX180 nos ofrece grabación en 4K genuino (4096×2160) a 24p , cámara lenta en HD hasta 120 fps, un zoom 20x con angular equivalente a 24 mm., grabación simultánea multiformato, grabación infrarroja, conectividad 3G-SDI, código de tiempo, conmutación 50/60 Hz y todo ello manteniendo un precio de lista también altamente competitivo en el entorno de los 3.000€ antes de impuestos.

El satélite SES-10
Hasselblad obtiene e
Calificar este artículo