InicioEn portadaLaON Technology LT750 expert. Algo más que un Intercom inalámbrico.

LaON Technology LT750 expert. Algo más que un Intercom inalámbrico.

LaON_LT750

Nuestra profesión se nutre y beneficia no sólo de los grandes y espectaculares equipos y sistemas que a menudo captan nuestra atención, sino que también existen otros elementos que contribuyen de forma decidida a que nuestro desempeño profesional hoy se pueda realizar con la comodidad, eficacia y garantía a la que estamos acostumbrados. Como los sistemas de intercomunicación, siempre discretos en la lista de equipamiento pero con frecuencia imprescindibles. Hoy traemos a nuestro laboratorio el sistema de intercomunicación inalámbrica del nuevo fabricante coreano LaON.

 

Laboratorio realizado por Luis Pavía

La permanente evolución de la tecnología y la globalización de los mercados facilitan que vayan apareciendo nuevos competidores en prácticamente todos los ámbitos. Además, en cualquier aspecto relacionado con la tecnología, estamos acostumbrados a que se trate más de una revolución constante que una simple evolución. Y así, de la mano de su distribuidor Broadcast Solutions, hoy traemos a nuestras páginas un nuevo sistema de intercomunicación digital inalámbrico, con tecnología de última generación desarrollada en Korea, mercado emergente hace unos años y que hoy podemos confirmar como consolidado con excelentes equilibrios de precio/prestaciones en los productos que lanza.

 

El concepto de sistema de intercomunicación es muy simple: se trata de disponer de una línea de comunicación permanente dentro de un grupo de trabajo. Pero la realidad de las necesidades actuales es bastante más sofisticada y compleja, precisándose algunas características muy determinadas, como:

  • comunicación uni o bidireccional
  • cantidad de terminales en la misma red de comunicación
  • posibilidad de gestionar distintos grupos de trabajo, para que no todos los equipos reciban todas las informaciones, y así evitar distracciones innecesarias
  • alcance, movilidad y rendimiento
  • ausencia de interferencias en entornos radioeléctricamente saturados
  • claridad, privacidad y seguridad en las comunicaciones
  • modularidad, expansibilidad, y compatibilidad con otros sistemas

 

LaON_LT750_2

 

Si bien esta relación no es exhaustiva, recoge los principales parámetros que constituyen los principales criterios de decisión a la hora de seleccionar un equipo, y que iremos desgranando a lo largo de estas líneas. Vamos a ello, comenzando con la descripción de los componentes del conjunto que hemos tenido ocasión de probar.

 

En esta ocasión se ha tratado del modelo más alto de gama que LaON tiene actualmente disponible, el LT750 expert, que nos ofrece comunicaciones inalámbricas estables en la banda de 5 GHz, con un ancho de banda vocal de 7,2 kHz. equiparable a los de sistemas cableados, y con una latencia inferior a 23 milisegundos. El sistema es abierto y cuenta con interfaces de entrada y salida auxiliar, y de protocolo 4-wire, para hacerlo compatible tanto con otros sistemas de intercom, como con dispositivos de audio externos.

 

Nuestra unidad de pruebas está compuesta por una estación base y con el accesorio opcional para unidad de rack de 19”, un repetidor, 4 petacas de cinturón con sus correspondientes cascos, y un multicargador. Merece reseñar que el equipo nos llegó con una única recomendación: “montad las antenas antes de encenderlo”.

 

Repetidor interior.

Repetidor interior.

 

La estación base, centro neurálgico del sistema es una pequeña caja a la que se conecta alimentación y dos antenas. Opcionalmente se puede montar como parte del accesorio de rack, constituyendo una unidad de una altura, y que le otorga funcionalidades adicionales, como la posibilidad de montar las antenas en la parte trasera, puede proporcionar alimentación remota a los repetidores via PoE (Power over Ethernet, alimentación sobre ethernet) y que dispone del interfaces para conexión con otros equipos intercom de distintos fabricantes y protocolos. Cuenta con una pantalla oled y una pequeña cantidad de botones, algunos para controlar directamente algunas funciones, y otros dedicados al manejo del menú.

 

Los repetidores son los dispositivos que permiten extender las áreas de cobertura, cajas sencillas y compactas a las que necesariamente conectaremos su par de antenas y el cable Ethernet para comunicarse con su estación base. En cada estación base se pueden conectar hasta 10 repetidores. En el caso de precisar más repetidores para configurar nuestra área de cobertura será preciso añadir una segunda estación base. Estos repetidores se pueden alimentar con sus propias baterías, con un alimentador externo, o bien a través del propio cable Ethernet si disponemos del accesorio rack para la estación base antes comentado.

 

En este punto nos parece importante destacar que la conectividad Ethernet puede hacerse apoyándose en la infraestructura de switches, routers y cableado que exista en nuestra instalación, sin necesidad de crear una red independiente, y pudiendo utilizar esta misma infraestructura para distribuir los repetidores que resulten necesarios para garantizar la cobertura en las zonas adecuadas de toda nuestra instalación, que como veremos mas adelante, no tiene porqué ser contigua.

 

MMA(Melon Music award) @Gocheok Sky Dome.

MMA(Melon Music award) @Gocheok Sky Dome.

 

En cuanto a las petacas de cinturón, simplemente hay que conectarles los cascos, y se alimentan mediante su propia batería recargable. La batería es fácilmente extraíble y se puede cargar tanto montada en la petaca como fuera de ella, facilitando utilizar alguna de repuesto si llega el caso. Teniendo en cuenta que una carga de 4 horas permite su funcionamiento durante 8 horas de trabajo, parece poco probable que podamos necesitar esta batería de repuesto. Aun así, y para los casos extremos en los que podamos encontrarnos en una localización sin posibilidad de recarga, también disponemos de un soporte para pilas convencionales, posibilitando su uso durante tiempos “ilimitados” en localizaciones sin suministro eléctrico. A través del menú se pueden configurar parámetros como la banda lateral para ampliar cobertura, o la ganancia de micrófono para ajustarlo a las necesidades de usuario y entorno.

 

Los cascos o auriculares existen en diversas configuraciones: abiertos o cerrados, con una orejera o con dos, y con micrófono de condensador o electrect. Variedad suficiente para cubrir todo tipo de necesidades. El casco suministrado con nuestra unidad es el de una orejera, cerrada y con micro de condensador. Lo encontramos ligero, cómodo, adaptable en altura de diadema y longitud de micro, con buen aislamiento y una excelente calidad de sonido.

 

Finalmente, el cargador de baterías nos sorprendió primero por su tamaño, bastante grande, y después por su funcionalidad: permite cargar simultáneamente hasta 5 petacas y dos baterías adicionales de forma simultánea, controlando el flujo de carga para cada dispositivo de forma independiente. Dos de los huecos de petaca permiten cargar indistintamente petaca de cinturón o baterías de repetidor, de forma que con un único cargador tendremos resueltas todas las necesidades de recarga de una instalación, básica y no tan básica, ya que equivale a 7 cargadores independientes para hasta tres tipos de dispositivos distintos.

 

El gráfico muestra el diseño de una instalación en un estadio de 45.000 espectadores, donde se aprecia que con una estación base y 5 repetidores se resuelven todas las necesidades de comunicación.

El gráfico muestra el diseño de una instalación en un estadio de 45.000 espectadores, donde se aprecia que con una estación base y 5 repetidores se resuelven todas las necesidades de comunicación.

 

En el momento de poner a funcionar el sistema volvimos a quedar muy gratamente sorprendidos.  La precaución de montar las antenas antes de encender, y hacerlo por orden: primero estación base y repetidores hasta que una luz nos indica que están listos, y finalmente las petacas, obedece a que el sistema hace en cada encendido un escaneo de frecuencias y canales libres en el entorno que se encuentra en ese momento, para seleccionar y asignar los mejores de entre los 15 disponibles, y así ir asignando las petacas en sus respectivos grupos cuando se encienden. Sin entrar en ningún menú, sin activar nada, sin seleccionar nada, en poco más de un minuto el sistema estaba plenamente operativo. Tecnología aplicada a la comodidad, con eficiencia y fiabilidad.

 

Aunque esto no significa que no podamos hacer la configuración del sistema completamente personalizada, incluida la asignación manual de canales si trabajamos en un entorno en el que nos repartimos el espectro disponible con otros equipos de trabajo, sabemos que ciertos canales serán problemáticos a determinadas horas, o disponemos de un analizador de frecuencia para identificar aquellos que mejor rendimiento nos vayan a proporcionar por cualquier otra razón. El equipo trabaja en la banda de los 5 GHz, banda gratuita sin licencias adicionales.

 

La cobertura en espacio abierto puede alcanzar los 100 metros en condiciones óptimas, siendo recomendable moverse en cifras algo más moderadas a la hora de ubicar los repetidores y teniendo en cuenta que determinados elementos, como armarios y estructuras metálicas, espejos o azulejos se convierten en grandes barreras electromagnéticas. La auténtica clave para que un sistema de este tipo nos proporcione un rendimiento óptimo radica en la correcta ubicación de la estación base y los repetidores teniendo en cuenta los materiales que puedan existir de cada entorno y las zonas que será necesario cubrir. Para evitar perder comunicaciones en situaciones en las que nos encontramos en los límites de cobertura o nivel de señal, se pueden ajustar las bandas laterales para ampliar el rango de cobertura con una pequeña pérdida de calidad.

 

Repetidores en habitaciones.

Repetidores en habitaciones.

 

Obtendremos los mejores resultados cuidando que siempre haya línea de visión directa entre petacas y repetidores (o estación base), manteniendo una pequeña zona de superposición entre las áreas de los distintos radios de acción, y cuidando que no haya antenas dentro del radio de acción de otra antena de otro repetidor.

 

Una vez montado nuestro equipo, cada estación base puede gestionar hasta 128 terminales: 10 petacas en comunicación full dúplex (esto son 11 puestos, ya que la estación base cuenta con su propio puerto) y el resto en comunicación unidireccional. Full dúplex significa que los terminales están abiertos y pueden hablar y escuchar simultáneamente; mientras que con unidireccional nos referimos a modalidad “PTT” (push to talk, pulsar para hablar) en la que los terminales pierden la escucha mientras hablan. Si necesitamos más de 11 puestos en full dúplex deberemos añadir una segunda estación base al sistema para llegar a 256 puestos en total con 22 de ellos en full duplex.

 

Para afinar la configuración el sistema es muy flexible. Así, en el caso de precisar el repetidor próximo a la estación base, configuración típica en la que la estación base está en la sala de control de realización y el repetidor en el plató adyacente, el sistema permite inhibir la emisión de la estación base para evitar que se solapen las dos áreas. En el otro extremo de posibilidades, por ejemplo en caso de producirse alguna catástrofe con la estación base, o su alimentación, podemos configurar una de las petacas como “maestra de sistema”, permitiendo que se mantenga la comunicación entre todas las petacas siempre que permanezca alimentado el repetidor que las enlaza. De esta forma se podría mantener una red autónoma, alimentada sólo con baterías en cualquier localización sin alcance de la red eléctrica ni necesidad de generadores, aunque en estas circunstancias tendríamos funcionalidades más limitadas.

 

El sistema LT750.

El sistema LT750.

 

Volviendo a la situación normal de equipo completo, y respecto a los grupos de trabajo, el sistema permite gestionar 5 grupos independientes, para facilitar que la información se pueda distribuir de forma segregada a las unidades para las que es de interés, sin saturar a todos los componentes de los equipos con exceso de información irrelevante para su actividad. Uno de los aspectos interesantes dentro de esta funcionalidad es que cada petaca no queda restringida a un único grupo, sino que puede pertenecer a más de un grupo al mismo tiempo. De esta forma se facilita la parcelación de la información sin limitar la flexibilidad de la organización.

 

Ya habíamos mencionado que el alcance de la red se extiende radialmente a partir de cada repetidor, y que en función del margen de seguridad y solapamiento dentro del radio de cobertura que hayamos establecido como seguro, podemos estar instalando repetidores distantes unos ¿160? metros entre sí para dar cobertura a zonas contiguas de mayores dimensiones. Pero mucha atención por favor, porque estas cifras siempre son absolutamente teóricas. Resulta imposible asegurar las condiciones del espectro radioeléctrico en cada entorno, o los distintos tipos de obstáculos que deberemos sortear en cada situación, o la forma de las áreas que precisemos cubrir. Siempre se requerirá un estudio real de cada caso individual para asegurar el correcto funcionamiento, ya que la realidad es que el rendimiento no depende sólo de la bondad del equipo, sino que también se encuentra con los condicionantes de cada entorno: no es lo mismo un muro de hormigón, que un tabique en yeso o madera, o un biombo de papel.

 

En cuanto a las interferencias, tanto generadas como percibidas, también sería muy comprometido trasladar una referencia plenamente fiable desde un análisis como éste. En nuestras pruebas hemos utilizado teléfonos móviles de distintos modelos y fabricantes literalmente pegados a las petacas, haciendo y recibiendo llamadas, mensajes y navegando por internet (con wi-fi, 3G y 4G) sin percibir interferencias. Simplemente porque nos parece una situación de interferencia radioeléctrica muy probable en multitud de circunstancias, con tantos móviles encendidos en tantos bolsillos. Y con la posibilidad de ajuste de bandas laterales en las petacas, las opciones de filtrado se amplían aún más.

 

Cargador.

Cargador.

 

Pero insistimos en que este escenario puede ser distinto, seguro que será distinto, en espacios y entornos diferentes. Pensemos que este equipo se puede utilizar en un núcleo urbano, en medio de un polígono industrial, cerca de una torre de alta tensión, o en medio del desierto; con el equipo trabajando en solitario, o rodeados por miles de espectadores (y sus móviles haciendo streaming) en cualquier evento. Reiteramos la necesidad de valorar, dimensionar y diseñar cada escenario de trabajo a medida de las circunstancias. No sería la primera vez que la nave adyacente a nuestros estudios cambia de actividad y eso repercute directamente en el entorno radioeléctrico circundante. Y lo que un día se comportaba de una forma, cambia por completo a la semana siguiente.

 

La posibilidad que también debemos tener muy presente a la hora de diseñar nuestra red es que podemos cubrir zonas tremendamente distantes sin la necesidad de hacerlas necesariamente contiguas, simplemente ubicando los repetidores en los puntos adecuados, y siempre que no se precise cobertura en la zona intermedia. Por ejemplo, en el caso de tener el set alejado de la localización y no precisar cubrir el área intermedia. En estos casos, las posibilidades del cableado Ethernet sólo estarán condicionadas por los alcances disponibles con las distintas categorías y tecnologías de cableado.

 

Nuestras pruebas siempre nos han dado un resultado excelente y más que satisfactorio, valorando especialmente la facilidad y comodidad de uso. Como es previsible, el alcance en un exterior urbano varía sensiblemente de encontrarnos a lo largo de una avenida, o si ponemos en medio un edificio de hormigón. Ya que la propagación es bastante direccional, resulta sencillo diseñar la red de forma que estas situaciones nunca supongan un inconveniente. Una circunstancia de este estilo queda fácilmente resuelta ubicando, por ejemplo, la estación base (ó un repetidor) en una esquina para cubrir dos calles, o la estación base en una esquina y un repetidor en la esquina diagonal de un edificio para cubrir sus 4 costados con sus respectivas calles.

 

LaON_LT750_9

LaON_LT750_10

 

Y en cuanto a la seguridad, con la facilidad que proporcionan los sistemas digitales, el sistema se ha concebido con comunicaciones cifradas con el estándar de encriptación AES de 256 bit nivel 3, asegurando que sólo nuestros equipos reciban la información dirigida a ellos. Esta característica marca una diferencia significativa respecto a otros sistemas, y que se hace aún mayor respecto a los sistemas no dedicados, como los walkies de VHF que también se utilizan con este mismo fin en el sector, pero con los que cualquier persona con un emisor-receptor puede meterse en nuestros canales y complicar nuestra actividad, además que éstos walkies siempre son unidireccionales. No se trata de establecer una red de seguridad porque estemos manejando información confidencial o sensible, pero sí de mantenernos al margen de una banda abierta en la que, incluso sin ningún tipo de mala intención, tanto otras personas como nosotros podamos ver comprometida nuestras respectivas actividades mientras cada equipo realiza la suya. Usando walkies no sería la primera vez que un equipo de construcción de una obra en un solar cercano “participa” en nuestras actividades.

 

Ya hemos visto que el sistema puede crecer añadiendo hasta 128 terminales por cada estación base, con 11 de ellos en configuración full dúplex, y que mediante repetidores podemos diseñar nuestra zona de cobertura a medida de cualquier necesidad. Pero también es importante reseñar que el sistema está abierto a conectarse con otros equipos de intercom, facilitando su integración con instalaciones ya existentes y permitiendo un crecimiento proporcional a la evolución de nuestras necesidades.

 

Las petacas son sencillas de manejar, y cualquier persona que haya utilizado un intercom en algún momento encontrará que su operativa es segura y cómoda. Botón de encendido, botones de grupo, botones de volumen, y botón para abrir la comunicación. Todos los botones son grandes y fácilmente identificables al tacto, incluso con guantes. Una pequeña pantalla oled, visible desde arriba, nos proporciona información de estado, grupo, cobertura y batería. El tamaño de la pantalla sería discutible, pero una pantalla mayor ya debería ir montada en el frontal de la petaca, dificultando su visión de una forma cómoda sin tocarla. Parece que ha primado el criterio de ubicación, y con esa premisa el resultado es correcto. Además, su visibilidad es buena en exteriores, sin llegar a ser molesta en entornos en penumbra.

 

En definitiva, nos parece que nos encontramos ante un equipo de calidad y rendimiento al nivel de cualquier necesidad; modular y compatible para ajustarse a cualquiera de nuestros requerimientos, e incluso compatible con otros equipos previamente instalados; sencillo de configurar, y mucho más de operar. Y por si todo esto fuese poco, además su precio es tremendamente competitivo, ya que ronda la mitad del coste habitual de un equipo con prestaciones similares. En concreto, la configuración que hemos traído a nuestras páginas y que detallábamos al principio de este laboratorio, tiene un pvp sugerido justo por debajo de los 7.600€. Teniendo en cuenta que disponemos de configuraciones aún más sencillas, pero con el mismo rendimiento, concepto y eficacia que las descritas, o que esta misma es ampliable hasta cubrir las necesidades actuales y futuras de cualquier estación en vías de crecimiento, nos parece que estamos ante una opción mucho más que razonable para hacer nuestro trabajo con mayor eficiencia y rentabilidad.

El Cluster Audiovisu
Captación de imagen
Calificar este artículo