InicioContenidos AudiovisualesLa piratería digital y el deporte como ejemplo

La piratería digital y el deporte como ejemplo

 

pirateria

 

La industria de contenidos presenta unos datos bastante exagerados sobre el daño que producen las descargas ilegales de películas, música, videojuegos, libros, series y fútbol; sin embargo no se esfuerza por ver en internet un enorme nicho de potenciales clientes.

La Coalición de Creadores e Industria de Contenidos acaba de presentar el Observatorio de la piratería, estudio realizado por la consultora GFK, que arroja unos datos catastrofistas que, si fueran reales, significaría que el colapso de esta industria estaría próximo. Como la complicada situación no parece tan trágica, se podía pensar que el estudio sobre los hábitos de consumos digitales del 2014 no es un fiel espejo de la realidad y que obedece más bien a un plan de marketing de este sector para convencer al Gobierno de que legisle y actúe en su beneficio.
Es evidente que la piratería digital, sea cuál sea su volumen, perjudica a los creadores de contenidos y sus distribuidores, que ven cómo su producto es consumido sin recibir nada a cambio de su trabajo e inversión. Esto ya justifica por sí mismo que se tomen medidas para reducir esta práctica. Pero la Coalición tendría que tener claro que distorsionar la realidad con estudios tan tremendos como el presentado no resulta tan efectivos en la opinión pública como se pretende. Incluso, puede que muchos ciudadanos los rechacen por resultar increíbles.
Para poder calibrar la magnitud de los datos presentados, lo mejor es conocerlos. A continuación figuran los más llamativos:
–    El 87,945 de todos los contenidos digitales consumidos en España en 2014 fueron piratas.
–    El porcentaje de consumidores que accedió ilegalmente a contenidos en internet subió del 51% de 2013 al 58% en 2014.
–    En 2014 se accedió ilegalmente a 4.455 millones de contenidos digitales, con un valor de mercado de 23.265 millones de euros.
–    Sin piratería se crearían 29.360 empleos directos y más de cien mil indirectos.
–    El Estado dejó de ingresar 628 millones de euros en concepto de IVA, Seguridad Social e IRPF.
–    El valor de esta industria sería 1.700 millones más si no existiera esta piratería
–    El 71% de los sitios piratas se financian con publicidad.
–    El 99% de los accesos ilegales se producen desde Google.
Así, de golpe, estos datos parecen demoledores. Pero si se analizan más detenidamente, la realidad no parece ser tan amenazante. Lo primero que expertos en el tema cuestionan es la metodología utilizada para realizar el estudio. Los creadores apenas ofrecen datos sobre el mismo. Solo se sabe que se encuestan a 50.000 panelistas de GFK de entre 11 y 74 años. Esa es la muestra de la que se extrapolan los datos con valoraciones económicas sin explicar.
Hoy en día se usan las encuestas para conocer todo tipo de sectores. Pero instituciones como la Oficina de Contabilidad Gubernamental de Estados Unidos (GAO) ha destacado que los datos para medir las descargas de internet no son fiables, ya que no se pueden cuantificar. Además, entre otras pegas, aparece que a los encuestados no se les ha preguntado sobre la nacionalidad de los contenidos descargados, por lo que no se puede saber si son productos de empresas españolas o de otros países. La valoración de los perjuicios sería muy diferente.

 

Algunas dudas

Es más, si se profundiza en los datos aportados, el informe señala que el valor de la industria musical es de 171 millones de euros, y se añade que como lucro cesante se han perdido 410 millones de euros. Como se asegura que se piratearon 1.832 millones canciones, a las que dan un valor de 6.673 millones de euros, sale un precio por canción de 3,6 euros, bastante más alto que el de cualquier plataforma que vende canciones legalmente, en las que ronda el euro por canción.
Algo parecido sucede con los datos referidos a la industria cinematográfica, valorada en 673 millones de euros y cuyo lucro cesante alcanza los 571 millones. Como estiman que se descargaron 877 millones de películas, a las que dan un valor de 6.139 millones, el coste de cada film sería de 7 euros, cuando su precio en internet ronda los 3-4 euros.
En el sector de los libros, lo datos son todavía más chocantes. Según publica eldiario.es, la industria editorial informó que el libro digital generó el año pasado 70 millones de euros. Si esto es así, ¿cómo el valor de los libros pirateados puede alcanzar los 2.500 millones de euros? Parece exagerado. Además, si según el informe se piratearon 335 millones de libros, esta cantidad da una media de siete por habitante, y doce por adulto. Sin embargo, como el CIS señala que la media de libros que cada español lee al año es de ocho, se desprende que todo lo que se lee es ilegal y que no se venden libros ni se cogen de las bibliotecas. Cuestionable ¿verdad?

 

Dato oculto

Si a esto se le une que una gran parte de los internautas que se han bajado contenidos ilegales no comprarían el producto aunque no tuvieran acceso a él, dato que no fue ofrecido a la prensa, principalmente por razones económicas, el lucro cesante calculado por la industria del ramo es una cifra bastante aleatoria, que desvirtúa la veracidad del estudio.
Ante estos datos, se hace necesario que la Coalición precise la metodología usada en sus estudios y ajuste más los datos para que sus resultados adquieran visos de razonabilidad. Esto serviría para que los ciudadanos dispusieran de los datos más fiables para hacerse una idea más representativa de la situación del sector y de los daños reales que crea la piratería digital.
La Coalición fue creada en el 2008 para hacer lobby, y sus estudios el único objetivo que tienen es presionar a la sociedad para desnivelar la balanza de la opinión pública en su favor y forzar al Gobierno a legislar al albur de este importante sector. De hecho, la rueda de prensa de los responsables de esta organización estuvo enfocada con la clara misión de responsabilizar al Ejecutivo de la falta de medidas para cerrar las webs que se dedican a facilitar las descargas de sus contenidos ilegalmente. Las normas están aprobadas. Ahora solicitan que se pongan en práctica y se dificulte al máximo esta labor ilegal.
Ante la dificultad que supone poner puertas a internet, y aunque en otros países sí se ha logrado poner trabas a las descargas ilegales, la industria de la cultura debería esforzarse por intentar sacar provecho a tanta piratería y utilizar la red en su beneficio. Segura-mente esto exige otros usos diferentes a los que hacen hoy de internet, pero sería posible ver a estos piratas como un enorme nicho potencial de clientes si el acceso a los contenidos legales fuera tan fácil como a los ilegales y con unos precios mucho más asequible que los actuales. Si sus esfuerzos se dirigieran en esta línea, seguramente la piratería dejaría de ser un problema y pasaría a convertirse en un filón.

 

Y en el deporte, ¿Se regulan los derechos y la piratería?

 

pirateria digital

 

En relación a la gestión de derechos deportivos Sportel es la convención de negocios más influyentes de esta industria. Anualmente, las compañías que gestionan derechos relacionados con todas las temáticas deportivas se reúnen en dos certámenes para determinar el futuro de los contenidos deportivos la explotación en los actuales y nuevos medios de comunicación y relacionarse con la tecnología que se aplica.
Del 17 al 19 de marzo se ha celebrado Sportel Miami, la versión más dirigida al mercado americano se acaba de celebrar con unos números de visitantes y expositores en constante crecimiento confirmando la buena salud en cuanto a este sector específico. La variante más europea de Sportel se celebrará en Mónaco del 12 al 15 de octubre.
Ejecutivos y organismos que representan a los a diferentes perfiles implicados , organismos de radiodifusión, redes, federaciones deportivas internacionales, agencias de marketing deportivo, productoras, organizadores de eventos, distribuidores, titulares de derechos, proveedores de satélite, proveedores de tecnología y nuevas entidades de medios , todos ellos asisten a Sportel con el objetivo de desarrollar negocios y contribuir al crecimiento de esta industria.
La organización de Sportel depende de Mónaco MediaX bajo la Presidencia de Honor de SAS Príncipe Alberto II de Mónaco y el patrocinio del Comité Olímpico Internacional.

 

Nuevos proyectos  de derechos deportivos “minoritarios“

Los derechos deportivos son sobradamente conocidos en relación a los principales deportes como los son futbol, tenis, baloncesto, rugby etc. sin embargo, la evolución tecnológica está facilitando que otros deportes “minoritarios” empiecen a tenerse en cuenta y busquen a través del patrocinio la cobertura de los gastos que supone la producción. Hemos vivido hace poco en España la presentación de “ Grada 1”  un centro de derechos relacionados con estos deportes, que a día de hoy permanecían con muy poca presencia en los medios de comunicación. El objetivo de este tipo de proyectos es canalizar las inversiones publicitarias relacionadas con organismos y compañías afines, para dar cobertura a deportes que tienen un gran número de simpatizantes, pero que sin este tipo de respaldos solamente se podrían disfrutar de forma presencial.

 

Piratería en los derechos deportivos, el fútbol como ejemplo

El estudio de datos de la piratería en fútbol que, en general, refuerzan los presentados en los demás sectores:
–    En el 2014 se visualizaron de forma ilegal un total de 139 millones de partidos de fútbol en más de 1,8 millones de hogares españoles.
–    El valor de mercado de estas visualizaciones es 509 millones de euros.
–    El valor de esta industria es de 954 millones de euros y el lucro cesante alcanza los 227 millones.
–    El 18% de los internautas acceden a este espectáculo a través de accesos ilegales y solo el 6% lo hacen legalmente.
Los motivos que aducen los piratas para hacerlo son que acceder a través de otros sistemas es muy caro (72%), que los futbolistas ya ganan mucho dinero (68%) y que verlo sin pagar no perjudica a mi equipo (46%) ni a nadie (45%). El 33% de los usuarios dicen que se los bajan porque lo hace todo el mundo.
El director de Marketing de la LFP, Íñigo Martínez, ofreció en rueda de prensa unos datos que también parecen algo exagerados. Entre otras cosas, resaltó que el fútbol “es el producto más vendido de España en el extranjero”, “que alcanza el 0,8% del PIB español” y que si no existiera piratería ni el partido de TV obligado en abierto, el fútbol español podría ingresar 2.500 millones de euros por las televisiones de pago, cuando actualmente ronda los 800 millones.
También hizo hincapié en que esta industria no está protegida por el Gobierno y que esto hace que campeonatos como el de la Premier inglesa obtenga muchos más ingresos que la liga española, la mejor del mundo para algunos. De ahí su solicitud de que el Ejecutivo tome medidas para impedir la piratería o la liga española perderá competitividad en relación a las demás competiciones europeas “Hemos realizado acciones para combatir la publicidad que aparece en las webs ilegales, hemos enviado burofaxes a todos los anunciantes, con copia de donde salen, para que la retiren. También nos hemos reunido con las centrales de medios e, incluso, con Google”, aclaró.

 

Conclusiones

En base a las cifras alarmantes de la piratería y en concreto de los derechos relacionados con el deporte, es importante concluir este texto haciendo hincapié en que hay que reforzar el conocimiento de la explotación de derechos, las entidades que están relacionadas, cuál es su papel y cómo actúan con el fin de paliar este gran problema que es la piratería.

 

Txt: Carlos Gonzalez/Alejandro Posilio
Fuentes consultadas  Seyer Gestión
Vislink presenta HER
EMC recibe el distin
Calificar este artículo