InicioEn portadaLa nueva televisión. Escenario, flujos de trabajo y metadatos

La nueva televisión. Escenario, flujos de trabajo y metadatos

TV

El mundo de la televisión está cambiando de una manera inédita, la revolución es total y el tempo de la misma es muy acelerado. Para entender lo que está pasando, hemos querido entrevistar a tres grandes profesionales como son Alejandro Bárcena, Richard Craig-Mc Feely y Antonio Tablero. Gracias a las posiciones que ocupan, ellos están viviendo el cambio desde primera línea y han tenido a bien ofrecer su visión de lo que está ocurriendo a nuestros lectores.

 

Entrevista con Alejandro Bárcena, Operations Director, Digital Media & Accesibility en Deluxe Spain

TV2

 

 

Cuáles son los retos en el modo de ver los contenidos, en términos de flujo de trabajo, que es lo que preocupa a los lectores.

La tecnología permite hacer más cosas en menos tiempo, con un rango de múltiples opciones, y en un sitio más pequeño. Cada sitio tiene su especificación con respecto a la distinta tipología de assets. El audio puede ser de una manera, el vídeo de otra, etc. La cuestión es, en base a una determinada inversión, tener la capacidad de poder procesar en un tiempo razonable y con una calidad cada vez mejor el mayor número de assets. Me refiero a tiempo razonable en relación a la calidad. No todo el contenido se procesa de la misma manera para las mismas plataformas. De lo que se trata ahora es de optimizar la tecnología con la calidad y disponer del contenido de la mejor forma posible para el usuario. Eso también tiene su quid. Al haber tantas opciones, la forma de trabajar es distinta según qué tipo de tecnología decidas usar. La tecnología avanza muy rápido. Lo que hay que saber es adaptarse para mantener unos estandartes de calidad altos. La exigencia es cada vez mayor, y los usuarios son cada vez más exigentes; debemos de estar preparados para responder a la expectativa, tanto de los clientes como de las plataformas. En Deluxe somo punta de lanza en todos estos aspectos.

 

¿Llegará a desaparecer el espectador?

Yo creo que no. Es cierto que el término está modificándose, ahora nos referimos más al usuario, porque el término espectador tiene un matiz más pasivo. Entendemos que el espectador es el que está delante del televisor para ver qué echan. El tema es que ahora ese espectador tiene la opción de compartir al mismo tiempo el contenido que está viendo en redes sociales o a través de Whatsapp con sus amigos. Es decir, éste es un espectador más activo. Y, si hablamos de plataformas digitales, aún más. Por eso creo que el rol del espectador, aun convertido en usuario, no desaparecerá.

 

Hay gurús que dicen que la televisión sólo se verá a través de Internet, que todo será Vídeo Bajo Demanda…

Bueno, hubo también el que dijo lo mismo con los libros o la música. Y no han desaparecido. Como anécdota, la venta de casetes ha aumentado en torno al 74%, y el vinilo otro tanto. Otro ejemplo es el e-book. Tras su irrupción, no ha descendido tanto la venta de libros. Algo que sí ha  sucedido, en cambio, en el caso de la prensa. El descenso de periódicos puede deberse al gran cambio en el modelo de negocio periodístico. Por ejemplo, antes la redacción de El País dedicaba una división pequeña a la web, y ahora es al papel al que cede este espacio. Es una evolución natural. El contenido está posicionándose de una manera y el usuario responde al contenido de otra. Lo que hay que hacer es aunarlo todo. Por un lado, hay que dejar madurar las nuevas opciones, y dejar tiempo a que el usuario se adapte y adopte las nuevas opciones de consumo. Por otro, hay que adaptar ese contenido para que el usuario pueda disfrutarlo al máximo. Creo que la televisión lineal no desaparecerá, de momento.

 

¿Cada contenido irá encontrando su canal? Las películas irán solo a Vídeo Bajo Demanda, etc.

Yo creo que sí. Podemos ver cuál es la tendencia de la gente en los nuevos hábitos de consumo y adaptarse a las nuevas formas (léase plataformas) de disfrutar  del contenido. El comportamiento en EE.UU. o en Reino Unido es distinto. En EE.UU, por ejemplo, la polarización es enorme. Es cierto que parten de una base distinta por cómo está dispuesto desde hace mucho tiempo el espectro audiovisual. Allí los usuarios consumen el contenido bajo demanda, porque llevan tiempo teniéndolo dispuesto así. Lo consumen por tipología de contenidos. Y no hago distinción entre el contenido de pago y gratuito. Allí es común ver el fútbol americano, las series, las películas o la NBA en plataformas distintas. Un low profile user en EE.UU. consume contenido a través de cuatro o cinco plataformas distintas. Un heavy user usa de media hasta once plataformas distintas. En España cada vez tenemos más, pero queremos correr mucho. Leí una noticia que pronosticaba el fin de las plataformas digitales para 2017. ¡Si acaban de llegar!

 

Antes que nada, la gente debe saber cómo funciona la oferta. Porque hay muchas opciones. España presenta una particularidad interesante. Hemos sido un país muy pirata, y eso nos aporta una ventaja competitiva: somos usuarios avezados y hábiles.

 

Es importante saber qué requerimientos exigimos a una plataforma. Unas nos ofrecen películas subtituladas, otras incorporan una descripción de los filmes, etc. El usuario debe compararlas, y necesita tiempo. Por eso es necesario aún conceder un tiempo a la gente para que vaya probando las diferentes plataformas y el mercado vaya estabilizándose.

 

Ahora tenemos Facebook Live… ¿es una amenaza?

Antes Facebook sólo era un libro, un e-book online, para que compañeros de Universidad fuesen amigos y mantuviesen el contacto, y ahora es ya casi una plataforma de distribución de contenidos. Si lo planteas como una amenaza frente a plataformas como Netflix, actualmente no lo es, así lo veo yo, pero desde luego es un nuevo player muy interesante, con unas reglas de juego distintas y muy divertidas. Amazon es otro ejemplo: era una tienda online, una casa de libros, y ahora vende hasta tomates. Al final es una cuestión de consumo y uso de plataformas. Todo el mundo se apunta al carro del consumo de contenidos online. Hay muchas opciones, pero vamos tan rápido que la gente no dispone de tiempo para asimilar las cosas. El usuario normal tiene que saber, por ejemplo, que puede consumir contenidos de una forma ágil simplemente con el ADSL que tiene en su casa. Mucha gente lo desconoce.

 

¿Crees que hace falta una labor de pedagogía?

Sin duda. Todas las operadoras están desarrollando distintas plataformas de distribución de contenidos, ya sean propias o fruto de un acuerdo con terceros. Ofrecen contenidos realmente interesantes, pero el usuario no está suficientemente informado. Y es el que va a disfrutar de la oferta de contenido. Hay que explicar a la gente cómo funciona una plataforma, y quizá la contrate. Creo que se trata de entender qué puedes contratar, dónde, cuánto cuesta o qué uso vas a darle. Podemos poner el ejemplo de las televisiones, imaginemos que vas a comprar a una gran superficie, te dirán que puedes mandar contenidos directamente al móvil, pero tienes que saber cómo hacerlo. Falta mucha información, porque la tecnología va muchísimo más rápido que el usuario a la hora de saber cómo puede disfrutar mejor de su contenido. A veces creo que nos pasamos de velocidad y no damos tiempo a que el usuario adopte las opciones más novedosas.

 

¿Qué importancia tienen los metadatos ahora mismo?

Mucha. Son la clave, para que todo funcione de una forma adecuada, todos los contenidos o assets que forman una película -vídeo, audios, subtítulos, etc.-, tienen que estar vinculado a unos datos. Estamos en un momento complejo porque no todo el mundo integra los datos de la misma manera. He de decir que es un trabajo arduo. Cuantos más metadatos tengas, es mayor tu capacidad de fallo, pero el contenido va a ser disfrutado y presentado de la mejor manera posible al usuario a todos los niveles. Es por lo que este asunto tiene cada vez más importancia y, por lo tanto, una base o un vínculo tecnológico y de proceso cada vez mayor. Está pendiente de que haya una estandarización de los mismos; es algo que tenemos pendiente en la industria. Hay cierto consenso sobre qué metadatos usar, pero no estamos de acuerdo en su distribución al servirlos en una plataforma. Podemos decir de forma coloquial que vivimos una auténtica evolución con los metadatos.

 

TV3

 

Redes sociales, ¿Dónde empieza y termina la vida real del contenido?

Aquí se mezclan muchas cosas. Hace unos años, el impacto de un programa televisivo en Twitter ya podía conseguir que siguiera en la parrilla o no. Cuando esto empezó a ocurrir, lo que hicimos fue crear el share social, esto es, medir el impacto de un contenido emitido en la televisión sobre las redes sociales. En el caso del cine, por ejemplo, las redes sociales pueden servir para promocionar una película. Es una herramienta útil. En Twitter, yo me considero un usuario que expresa sus opiniones. Se diversifica el tipo de actores que interactúan sobre el contenido, podemos ejemplificarlo con el muy manido “troll” que, por lo general, suelta barbaridades. Y aunque todo el mundo lo sabe, tienen influencia, claro que sí, sobre el espectador, sobre el generador del contenido y también sobre la plataforma que aloja ese contenido. Es un factor que puede condicionarte.

 

¿Tiene sentido que mantengamos el share actual?

En absoluto. No tiene mucho sentido cómo medimos el share ahora. Pero es un debate tremendamente arduo. Estamos refiriéndonos a la forma de medir la audiencia en televisión. Otra cosa es el share social o la medición del recorrido que puede tener un contenido en una plataforma digital. Eso último es algo que podemos medir al dedillo. Lo que ocurre es que una gran empresa de consumo quiere los datos en televisión que le ofrece Internet. Hacer esa mezcla es muy difícil.

 

¿Qué tal los plazos de trabajo actuales?

Cuando trabajas en entornos tan profesionales como el nuestro está todo muy definido. Antes de empezar un trabajo, ya sabes qué plazo tienes. Hay distintos players, entonces tú ofreces el contenido y cada plataforma de destino marca sus condiciones. Entre medias, dispones de una, dos, tres o más empresas que facilitan y trabajan con ese contenido. Todos conocemos los plazos y qué tenemos que hacer. Aunque pueden producirse retrasos, trabajamos con ciertos márgenes de seguridad para no incurrir en ellos. En nuestro caso, es un apartado que gestionamos muy bien. Los plazos son un parámetro muy importante para nosotros y donde se gesta gran parte de nuestro prestigio.

 

Os tenéis que acoplar al tipo de demanda…

Exacto. Nosotros no trabajamos sólo para una empresa. Por eso tenemos que aunar todo. No trabajamos del mismo modo para todas. Además, cada plataforma tiene distintos requerimientos en cuanto a controles de calidad, así que no procesas lo mismo para una plataforma que para otra. Es cuestión de tener un buen equipo, como es nuestro caso. Tener buenos recursos humanos y técnicos hace que puedas saber al 100% el trabajo que puedes asumir para cumplir con los plazos exigidos por la plataforma de destino y el cliente.

 

La nube iba a comer todo y ahora no está tan claro.

Es que depende de muchas cosas. Nosotros, por ejemplo, trabajamos más con medios propios. Las políticas y parámetros de seguridad condicionan la disposición del contenido. Y en ese sentido nuestra Direc-ción Técnica trabaja de forma feroz y dando todas las medidas para ofrecer siempre la máxima seguridad a nuestros clientes. Es diferente que un  contenido esté almacenado o alojado en una nube determinada. Como solución, a mí me parece técnicamente correcta, por supuesto, pero tiene inconvenientes. Hay que estar siempre completamente informado sobre lo que estás contratando. Es un tema complejo. Hay muchísimas variables que definir y que, aunque parezcan útiles, no pueden usarse en determinadas circunstancias. Habrá otras, claro que está, que puedas usar sin problema.

 

¿Tiene sentido, allá en 2030, que el espectador siga utilizando las televisiones….? Porque, allá donde llega la banda ancha, lo copa todo.

Es complicado. Podemos compararlo con una experiencia pasada, con la televisión analógica, que vivía en un mundo tanto alegal como ilegal. Las televisiones de proximidad nunca estuvieron reguladas, y uno de los usos principales de la televisión digital fue precisamente regular un poco el sector. Eso sí, cargándose por completo, al 100%, la televisión local. Si tomamos esto como referencia para el futuro, debemos saber que no sólo la televisión dispondrá de contenidos y de capacidad para emitir un contenido, sea en directo, en VoD, transaccional o por suscripción. Yo creo que hay que mirar siempre hacia el usuario. Es el usuario el que debe decidir cómo quiere consumir el contenido. En base a esto, el espectro tiene que estar dispuesto de la forma más óptima posible para que el usuario disfrute mejor de ese contenido. La regulación pertinente tiene que permitir, por otro lado, que el mercado sea competitivo. Tendría que haber una apertura mayor, porque las operadoras pueden hacerlo seguramente de otra manera, las televisiones pueden cambiar algún modelo. El espectro podría distribuirse de otra manera para evitar la concentración que hay ahora.

 

¿Cómo ves la evolución de los cambios que estamos sufriendo?

La transformación ha sido enorme, y ha abierto nuevas divisiones de negocio. Nosotros, en Deluxe, estamos adaptándonos a todas las evoluciones del mercado de forma muy correcta y adecuada. Estamos acompañando a los clientes para ofrecerles un servicio en nuevos entornos. Estamos respondiendo de forma rápida. Lo estamos haciendo bien, y seguimos trabajando. Esta es la mejor manera de mantenernos en la batalla tecnológica. A nivel de postproducción, las plataformas digitales están produciendo sus propios contenidos con exigentes estándares de calidad y con expectativas de alta calidad de contenidos. Nosotros somos capaces de hacerlo, Netflix está en esa ola.

 

¿Cómo ves la implicación en la producción que empiezan a tener empresas como Telefónica?

Lo veo muy bien, está subiéndose a una ola que parece que funciona. Todo lo que sea producir contenido me parece una idea fantástica. Asimismo, todo lo que sea generar contenido final desde España me parece genial también. Ellos tendrán su estrategia. Una empresa como Telefónica puede tener todos los canales que quiera. Ya lo hemos dicho más veces, el contenido es el rey. Un ejemplo claro es Juego de Tronos, una producción de nivel superior, pensada para TV desde su inicio. Claro que estas cosas deben hacerse con criterio. Conviene plantearse qué vas a hacer, cómo vas a hacerlo, cómo lo promocionarás, cuál es tu público objetivo, etc. En España tenemos un elenco de profesionales en el entorno audiovisual extraordinario. Ejemplos como Velvet, Vis a Vis, El ministerio del tiempo, Refugiados, y un largo etc.. son muestras excepcionales de lo que podemos idear, pensar, escribir,  ejecutar y por supuesto disfrutar. Creo que hemos avanzado mucho a nivel de contenidos de ficción en este país.

 

Entrevista con Richard Craig-McFeelly, Strategy & Marketing Director, Digital Media en Interxion

TV4

 

¿Qué está pasando en el mundo de la televisión?

Lo que ocurre es que la forma en la que se han consumido y distribuido tradicionalmente los contenidos audiovisuales en televisión, está cambiando de manera dramática. Podemos hablar de una revolución que está ocurriendo justo ahora. Antes, la gente estaba delante de la televisión y la oferta era limitada, porque realmente no había muchos competidores, porque no era sencillo poner en marcha un canal de televisión y distribuirlo. Eso es algo que ha cambiado, la penetración de Internet y sobre todo la banda ancha en los hogares hace que sea fácil distribuir video, y no solo eso, que el espectador pueda buscar y elegir aquello que quiere ver. Esto se suma también a las nuevas tendencias de los anunciantes, que empiezan a estar interesados en que sus ofertas lleguen a segmentos concretos de población en vez de una difusión masiva. Además de que el vídeo está cobrando una importancia increíble en nuestras vidas, teniéndolo cada vez más presente a todos los niveles. Si tomamos como ejemplo una plataforma como Facebook, vemos que el video ha cobrado una importancia vital en sus resultados, no solo por los videos que puedan ofrecer ellos si no por los videos que suben los usuarios en sus posts, algo que ha aumentado exponencialmente.

 

Revolución tecnológica y nuevos contenidos…

Sí, es un cambio muy profundo. Vemos ahora mismo cómo se están desarrollando nuevos contenidos que tienen mucha fuerza entre ciertas capas de población como pueden ser los eSports, con un gran éxito de público, algo que hace pocos años era impensable. Realmente hay muchas alternativas a la televisión, que tiende a comportarse y convertirse como si fuese una plataforma más. Tienen que competir con nuevos actores como Netflix, que no son Broadcast pero que compiten por el mismo espectador. El VOD permite que todo sea más flexible y si quieres ganar audiencia tienes que asegurarte de tener el mejor contenido posible. Pero este concepto de “el mejor contenido posible” ha cambiado, ya no es tan importe la tecnología que haya detrás como el contenido en sí mismo.

 

¿Desaparecerá la televisión en abierto?

No es una pregunta fácil y probablemente no haya solo una respuesta. Pienso que siempre va a haber gente que lo único que busca es consumir sin pedir nada, siendo entonces su entorno la televisión lineal, navegando entre los canales que le ofrezcan. Para que siga existiendo, la televisión lineal necesita ser capaz de ofrecer el contenido que se quiere ver, si son capaces de ello probablemente continúen a pesar de los cambios. Es una combinación de factores, y hay que tener en cuenta que la televisión Broadcast es capaz de asegurar una calidad y una fiabilidad muy robusta para grandes eventos en directo. Y aunque ha mejorado mucho, es cierto que en VOD se pueden ver infinidad de contenidos, pero una gran parte de ellos no tienen la calidad necesaria porque las tecnologías de  streaming no son todavía perfectas. Y ahí es donde la televisión tradicional tiene mucha fuerza, si nos focalizamos por ejemplo en deportes como el fútbol, un gran evento que mucha gente quiere verlo al mismo tiempo, sin ningún tipo de fallo o retardo, ahí es donde realmente no tienen rival a día de hoy. Y esto es así, porque la televisión se creó desde sus inicios como un medio de comunicación destinado a una audiencia masiva.

 

Entonces, los deportes van a ser estratégicos en los próximos años…

Probablemente haya deportes que se muevan al entorno de los social media, donde van a poder hacer muchas cosas. Ese tipo de empresas tienen además el dinero suficiente para hacerse con ellos, no es descabellado que una empresa como Facebook entre en ese campo para que un evento o una liga se consuman a través de sus plataformas. No creo que sea algo que vaya a ocurrir de manera inmediata pero es algo que seguro veremos y va a suponer un gran cambio. Amazon, por ejemplo, está pujando por adquirir los derechos de la Indian Premier League. Esto no deja de ser un experimento, pero que estas empresas empiecen a hacer lo mismo por todo el mundo puede generar que los deportes abandonen la televisión tradicional. Amazon, Twitter, Facebook, Google, están poniendo el foco en todo esto, lo que  está generando que grandes como Sky TV estén invirtiendo cada vez más en producción propia, para  ser ellos los propietarios de sus contenidos.

 

¿Todo será banda ancha?

La banda ancha va a ir cobrando cada vez más fuerza y será por ahí por donde se reciba la televisión, si hay alguna zona que no tenga la cobertura adecuada se utilizará satélite. Pero si pienso que la televisión puede abandonar la difusión terrestre para utilizar ese espectro radioeléctrico en otras facetas, ese escenario me parece muy posible. Si esto se hace realidad, cadenas como la BBC van a reducir mucho su infraestructura y costes de distribución, que pasará a realizarse por otros medios. Lo que va a permitir que focalicen sus esfuerzos en crear el mejor contenido posible. Esa va a ser una gran parte del cambio, las televisiones tradicionales pasarán a ser creadores de unos contenidos que se distribuirán de varias formas, incluyendo otro tipo de plataformas como pueden ser redes sociales. Además de la importancia del contenido, hay que trabajar mucho en que los espectadores encuentren lo que quieren ver de una manera muy sencilla. Esto va a ser también muy importante y no se está consiguiendo a día de hoy.

 

Entrevista con Antonio Tablero, Head of Broadcast Engineering & Technology, Fox Networks Group Europe and Africa

 

Cómo estás viviendo la revolución de los flujos de trabajo, con toda la irrupción del mundo IP, IT, el mundo Broadcast de por medio, el cine, las series, las películas…

Los flujos de trabajo que antes conocíamos han cambiado completamente. Ya no sirves a un solo medio de distribución, sino muchos diferentes y en diferentes ventanas. Tienes que disponer de áreas virtuales para soportar flujos de Marketing, Ventas, etc., con diferentes propósitos a los tradicionales. Sin dejar de hacer lo que hacíamos,  debemos tener en cuenta posibles oportunidades de negocio que puedan surgir en el futuro basadas en las nuevas tecnologías. Por ejemplo, la realidad aumentada, una tecnología que podría ser un camino para ofrecer nuevos espacios para publicidad en la distribución no lineal más allá de pre-mid- post-rolls.

 

Lo cierto es que los procesos son bastante más complejos que todo lo que hacíamos hasta hace pocos años. Antes, la dificultad era el volumen de contenido a distribuir dadas las redes e infraestructuras de las que disponíamos. Hoy, la dificultad es adaptar los procesos a los nuevos hábitos de consumo y a la necesidad de satisfacer la demanda de nuevas experiencias. Por fortuna, las infraestructuras y sistemas por lo general no son un obstáculo.

 

Esta diversidad en la distribución hace que los flujos se multipliquen y solo mediante procesos complejos sean abordables. Por otro lado, en cada proceso, llegas a cambiar varias veces las variables necesarias para producir o entregar con éxito el contenido. Es así de real. Cada día hay que ser más innovador, más flexible. La tecnología es vista como una fuente para distribuir o crear experiencias, emociones e historias, pero en un escenario tan cambiante y de tan rápida evolución todavía nos quedan estrategias por definir. Aun así, el estar preparado es una obligación. Perder una oportunidad puede suponer que el trabajo se desvíe a otro centro internacional, se pierdan oportunidades de desarrollo y, con ellas, la posibilidad de mantener o ampliar puestos de trabajo a nivel local.

 

¿Qué tendencias crees que irán apuntalándose este año?

Yo creo que el vídeo sobre IP irá imponiéndose claramente. También los modelos híbridos, realmente es su momento, los nuevos centros serán más IP que SDI. Pero faltan todavía profesionales cualificados. Hace falta aún mucha formación.

 

TV5

 

Hablemos de profesionales, entonces. ¿Cómo es vivir en un mundo mitad audiovisual, mitad informático?

Llevamos hablando de convergencia desde hace mucho tiempo, pero a día de hoy las opciones de integración son brutales. Todas las áreas abaratan muchísimo si los procesos de los sistemas de emisión se ponen en marcha vía infraestructuras IP. El hardware más barato y más flexible de adaptar a las necesidades. Todo esto está provocando una gran revolución en nuestro sector. Espero que las entidades educativas vean estas necesidades y las incorporen en sus programas. El mercado demandará profesionales audiovisuales con conocimientos de lo que es un switch, de lo que es un router……. Crear una SDN será básico para cualquier jefe  técnico. La convergencia de infraestructuras debe de extenderse a la convergencia de profesionales. En Fox Networks Group  llevamos más de un año con reuniones periódicas entre los departamentos de emisión y de IT para intercambiar conocimientos y aplicarlos a proyectos. De este modo estamos creando un entorno con menos barreras idiomáticas. A cualquier empresa le  debería compensar muchísimo invertir en este tipo de profesionales.

 

¿Y acabaremos comidos, precisamente, por empresas de la telecomunicación y la informática?

Si hablamos de las grandes multinacionales, es innegable el atractivo que para estas compañías representan los contenidos audiovisuales. Si hablamos de mercados, creo que las empresas tradicionales de emisión están reaccionando y adaptándose muy rápido a los avances en IT, tanto a nivel de servicios en Cloud -donde hoy podemos encontrar grandes sistemas como Tedial ofrecidos desde Amazon-, como en la adopción de interfaces y estándares como Evertz.

 

Hablemos de Telefónica, ya que estamos en España. ¿Ves factible que adquiera una plataforma y se dedique a crear sus contenidos?

Telefónica ya está desarrollando contenidos propios de ficción con la puesta en marcha de una decena de series de producción española para Movistar+. Es una vía lógica para ellos porque el contenido es el rey de nuestro negocio. Nosotros disponemos de nuestros propios contenidos para España y también grandes franquicias internacionales como las series “The Walking Dead” o  “Legión”, cuyos lanzamientos ya se hacen siempre al mismo tiempo que en EEUU y con distribución global. El impacto de un estreno a nivel mundial es una maquinaria de promoción brutal.

 

¿Crees que, en cierto modo, y sobre todo en España, hay miedo a invertir mucho dinero en una serie de calidad? ¿Crees que hay un cierto freno?

El mercado de pago en España ha cambiado completamente gracias al espectacular ascenso de abonados que  se ha producido desde la entrada de los operadores de telecomunicaciones, ahora reforzado por la llegada de nuevos players como Netflix o HBO. Los precios ahora son más asequibles y al haber más opciones, hacen que el acceso se normalice aún más. Todo ello está contribuyendo a estandarizar el hecho de pagar por consumir contenidos, lo que tiene un doble efecto positivo: crece el número de abonados a las opciones de pago y bajan los índices de piratería, porque empieza a estar mal visto no consumir de forma legal cuando ya hay muchas oportunidades para hacerlo y los contenidos llegan a la vez que en todo el mundo. Respecto a la producción en España, creo que irá en aumento, precisamente apoyada por todo este fenómeno. En cualquier caso, ya tenemos muy buenas producciones en España y muy buenos profesionales.

 

Hablábamos antes de procesos. ¿Crees que los metadatos son cada vez más importantes?

La base de todo ahora mismo es la metadata, pero aunque podamos mejorar mucho esta información para alimentar mejor los algoritmos de recomendación, el salto lógico es aprovechar los nuevos motores en Big Data para disponer de cierta interactividad con los usuarios, creo que es nuestra obligación “escuchar”. Todavía hay mucho trabajo por hacer dentro para llegar a ofrecer contenidos personalizados. Es difícil poner un límite a lo que la información nos permitirá distribuir, recomendar o producir. Aún tenemos que ver casos prácticos y analizar sus viabilidades. Si antes catalogábamos sólo datos básicos sobre el contenido -sinopsis, actores, géneros-, ahora necesitamos catalogar prácticamente cada frame de contenido para cubrir cada nicho o, mejor dicho, cada “inquietud” de los usuarios.

 

¿Vosotros estáis utilizando Big Data?

Todavía no hemos entrado a explotar estos recursos, aunque vemos su potencial. En este momento, sin un análisis del retorno de inversión será un deseo más que un proyecto. Es una transformación digital bastante profunda. Yo sí creo que el Big Data podrá determinar en el futuro  formas de crear contenido acorde con los gustos manifestados por los espectadores.

 

¿Cómo influyen las redes sociales en este proceso?

Las redes sociales han cambiado completamente la forma de relacionarnos con nuestros espectadores y también de planificar nuestras campañas de comunicación. Los perfiles sociales de todas nuestras marcas – FOX, FOX LIfe, National Geographic-, cuentan con miles de seguidores que nos dejan conocer sus opiniones y que también nos plantean preguntas o nos avisan de errores técnicos. Nuestros seguidores son el mejor control de calidad que tenemos.

 

¿Y crees que puede llegar un momento en que los contenidos nazcan de redes sociales y alarguen su vida también en redes sociales?

De alguna forma eso ya existe vía los youtubers, que son un claro ejemplo de fenómeno aupado por los seguidores que tienen en redes sociales. Qué más pueda pasar, está por ver, pero sí creo que aquel que mejor se adapte y más rápido interprete los datos procedentes de redes sociales, tendrá una mayor ventaja a la hora de plantearse un desarrollo específico de contenido.

 

TV6

 

Entonces, podemos hablar de un diálogo entre el usuario o el espectador y la plataforma…

Las redes sociales y los nuevos canales de comunicación sólo están haciendo cotidiano algo que de alguna forma siempre ha existido. En el Hollywood clásico, los estudios hacían pases especiales de las películas antes de su estreno oficial para conocer la opinión de los espectadores. Era un ejemplo de focus group. A través de estas opiniones, el estudio podía prever si tenía delante un fenómeno o por el contrario era necesario mandar la película de nuevo a la sala de montaje para intentar corregir los defectos señalados de forma mayoritaria por los espectadores de esos pases. Con la televisión hemos visto series rescatadas de una cancelación tras el clamor popular de sus seguidores. El caso de “Padre de familia”, por ejemplo, que nos es bien cercano al tratarse de uno de nuestros contenidos. Ahora ese altavoz se ha amplificado con las redes sociales, que permiten de una forma inmediata saber lo que opina el público. Por tanto los productores disponen de un indicador más, aparate del índice de audiencia para decidir si se renueva o no una serie, etc.

 

Con respecto al Big Data, ¿no falta todavía una capa de coherencia? Hay tanto dato que puede ser analizable que hay que decidir…

Faltan algoritmos todavía para saber cómo extraer las verdades de lo que hay detrás. Porque datos hay, pero aún falta saber cómo analizar muchos de esos datos y extraer muestras coherentes… un gran campo a explorar sin duda.

 

¿Y hay profesionales para desarrollar estos análisis?

Hemos visto plataformas muy potentes de grandes empresas que ven en el big data una fuente de información y poder. No en nuestro sector desde luego. Estoy pensando en un espectro más amplio dentro del universo de Internet, cuyas tecnologías serían aplicables a nuestro mercado. Sin embargo, es cierto que todavía faltan profesionales que sean capaces de analizar datos a este nivel y definan los algoritmos personalizados a cada empresa  sobre los que desarrollar escenarios y decisiones.

 

La tendencia IP, la virtualización, etc., dejan claro que el cuadro de infraestructuras está claro. El futuro ya está muy orientado. Permíteme insistir en la necesidad de profesionales formados y con experiencia que diseñen arquitecturas que hagan viables los planes de negocio. Estos diseños influirán en los contenidos a crear y distribuir para las tecnologías más inversivas.  Me refiero a la realidad virtual y a la realidad aumentada. Un ejemplo es el uso del 360º para eventos deportivos, conciertos o emisiones en directo de grandes eventos. Esto es ya una realidad y una experiencia compartida en tiempo real que puedes vivir con amigos a kilómetros de distancia. Por suerte para nosotros, el futuro del mercado el audiovisual está en ebullición y lleno de oportunidades. Como se dijo en el 4K Summit de Sevilla, lo importante es hacerlo bien. De otro modo provocaríamos rechazo en los consumidores y un retraso en la puesta en marcha de las apuestas necesarias para revitalizar el sector.

 

¿Cada contenido irá acompañado de una plataforma o una tecnología concreta? ¿Se irán las series a entornos VOD y la televisión lineal tenderá más al directo?

Es todavía pronto para dar un diagnóstico. Ahora mismo, la audiencia lineal sigue siendo muy importante para nosotros al mismo tiempo que se suman espectadores al consumo de series en los servicios bajo demanda de las plataformas de televisión de pago. Parece que la tendencia apunta a que el consumo lineal estará con el tiempo más ligado a eventos en directo, mientras que la ficción o los documentales serán los favoritos de las opciones no lineales  bajo de manda. El ritmo de la sociedad actual también es un factor decisivo a la hora de decantarnos por opciones de consumo bajo demanda porque éstas nos permiten disfrutar del contenido cuando, donde y como queremos hacerlo. Y esto es ya una revolución imparable.

Aragón TV emite a p
Ontario Soluciones s
Calificar este artículo