InicioEn portadaCaptación de imagen en situaciones extremas

Captación de imagen en situaciones extremas

Emilio Valdés

¿Se imaginan trasladar su plató de televisión a la sima más profunda del mundo, en Georgia, o al polo norte geográfico? ¿Y qué tal al desierto de Omán en pleno agosto, o al campamento tres del Everest?

 

Aunque muchos ya tendríamos bastante con sobrevivir en esos parajes extremos, algunos profesionales llevan años trasladando hasta allí sus equipos de televisión para filmar esas vivencias.

 

Es el caso de Emilio Valdés, famoso director de fotografía que lleva once años grabando con Jesús Calleja a lo largo de las regiones más inhóspitas del planeta. Su mayor hito quizá sea Desafío Extremo, aquella serie documental de siete temporadas protagonizada por Calleja, convertida en auténtico fenómeno televisivo. Ahora está inmerso en la grabación de Planeta Calleja, Volando Voy o Río Salvaje, programas de temática similar.


 

Por Daniel Esparza

Emilio Valdés es parte esencial de la factoría ZANSKAR, una productora que ha logrado atraer la atención de muchas otras producciones del mundo. Mientras que la tónica general de gigantes como BBC o National Geographic es contratar a equipos especializados en grabar sobre un tipo de terreno extremo específico, sea el desierto o picos de ocho mil metros, Emilio Valdés y su equipo son expertos en filmar sobre cualquier localización del planeta.

 

Imagen_extrema2

 

Ahí radica su excepcionalidad. “Quizá seamos los únicos del mundo capaces de hacer esto”, comenta Valdés.

 

Viajes en globo por el Amazonas de más de 75 kilómetros (batiendo récords mundiales), buceos con tiburones blancos en Sudáfrica, expediciones al Everest, Himalaya o al Kilimanjaro, escapadas a La Ponia bajo temperaturas extremas, recorridos por Vanuatu, uno de los volcanes más violentos del mundo, o diversas rutas por los desiertos más extensos del planeta, son sólo alguna de sus hazañas.

 

Como cabe suponer, Emilio Valdés lleva su equipamiento técnico al extremo durante estos viajes. Su primera premisa, a la hora de elegirlo, es que sea operativo y fácilmente transportable. Gracias a su versatilidad como cámara, Valdés sabe perfectamente cómo responde cada elemento de su equipo a cualquier climatología adversa, y es capaz de explicarnos qué requisitos debe cumplir para ser usado en estas condiciones.

 

Imagen_extrema3

Imagen_extrema4

 

Un mantra sobre el que insiste es la necesidad de llevar el equipo duplicado a cualquier viaje, incluyendo cámaras, micrófono, ópticas o tarjetas, debido al gran número de riesgos al que se expone. Es el mejor antídoto para no quedarse a mitad de camino sin material de grabación.

 

Cámaras

En el apartado de cámaras, Emilio Valdés está usando ahora la cámara Canon C300, con la que graba el 80% de escenas. Otro modelo que destaca es la Sony FS7, pero admite que no tiene predilección por ninguna marca concreta. El mercado reúne varios modelos que cumplen con sus requisitos de calidad profesional, tanto a nivel de imagen como de sonido. En los últimos años, ha grabado con más de ocho cámaras distintas. Con este bagaje, Valdés es capaz de reconocer qué requerimientos debe cumplir una cámara para ser utilizada en situaciones extremas:

  • Deben ser cámaras resistentes y ligeras. Esta clase de profesionales están habituados a trabajar colgados de cuerdas, en medio de duras ascensiones alpinas o en situaciones de calor extremo. Por eso, la calidad del equipo, y en particular las cámaras, está subordinado a su ligereza y resistencia a todo tipo de golpes.
  • Es preferible que todos los menús y las características principales de la cámara estén en botonera y no en la pantalla táctil. Este tipo de pantallas deja de funcionar en condiciones de mucho frío (a partir de -10 grados) o humedad. Su uso exige, además, que el operador esté liberado de guantes o con los dedos secos, unas condiciones que la mayoría de veces no son posibles.
  • La cámara debe incluir dos entradas de audio. De este modo, si una de las entradas deja de funcionar, el operador puede seguir grabando el sonido.
  • Debe incorporar pantalla LCD y visor. El uso de cámaras con un solo monitor supone un error, porque, si éste falla, el operador no puede grabar más. Y no es raro que eso ocurra.

 

Travesía longitudinal en el mes de agosto del desierto Wahiba en el sultanato de Omán. Forma parte de una de las regiones más inhóspitas del planeta.

Travesía longitudinal en el mes de agosto del desierto Wahiba en el sultanato de Omán. Forma parte de una de las regiones más inhóspitas del planeta.

 

Si cumple con estos requisitos, Valdés es capaz de usar la misma cámara para grabar en casi cualquier localización. Aunque hay excepciones.

 

En casos, por ejemplo, donde la escena exige una cámara todavía más ligera, Emilio Valdés está empleando ahora la Canon XA30, que pesa sólo un kilogramo.

 

En otras situaciones, Valdés ha recurrido a las cámaras GoPro para grabar planos que no habría conseguido filmar de otro modo. En una ocasión, adosó una de estas cámaras a un cochecito teledirigido para grabar a los grandes mamíferos del desierto en Sudáfrica a ras de suelo. Esta hazaña ha sido todo un hito en la grabación de animales para series documentales, ya que lo habitual, en el 90% de los casos, es tomar estas imágenes desde vehículos todoterreno, restando espectacularidad al material resultante.

 

Polo Norte.

Polo Norte.

 

Ópticas

Con respecto a ópticas, Valdés comenta que usa sobre todo objetivos zoom, porque los considera más operativos que los fijos. La problemática que presentan las lentes es su riesgo de condensación en condiciones de mucho frío. Si el operador está grabando una escena de nieve, por ejemplo, y acude a resguardarse después a un refugio de montaña, la lente probablemente se condensará por efecto del cambio de temperatura. Si es de calidad, la óptica sólo se condensa por fuera, y basta pasarle un paño para seguir operando. Si es de menos calidad, en cambio, la condensación afectará también al mecanismo interior de la lente, y será necesario esperar, en muchos casos, más de media hora para que la óptica esté operativa de nuevo. Esta diferencia puede marcar muchas situaciones.

 

En algunos casos, en cambio, la perdurabilidad de la óptica durante un viaje no depende estrictamente de su grado de excelencia. Emilio Valdés nos cuenta, con cierta ironía, que un elemento indispensable de su set cuando graba en condiciones adversas son las bolsas de plástico, porque muchas veces te salvan el equipo. Durante una filmación en el Rally Dakar, Emilio Valdés estaba esperando junto a varios equipos de grabación en medio del desierto la llegada de un helicóptero que iba a rescatar a un competidor herido. Decidió entonces cubrir su cámara con una bolsa de plástico para proteger su equipo de la polvareda que levantaría el helicóptero durante su llegada. Los operadores que no hicieron esto –cuenta Valdés– perdieron para siempre sus ópticas, inutilizables por efecto de la arena.

 

Imagen_extrema7

Campo 3 del Everest

Campo 3 del Everest.

 

Al margen de infortunios como éste, el calor extremo es, por sí solo, un gran factor de riesgo para la supervivencia del equipo. Las imágenes tomadas en estas condiciones son siempre de peor calidad, porque el calor genera drops y empeora los negros de la grabación. Con el fin de minimizar estos deterioros de la imagen, Emilio Valdés suele cubrir la cámara con mantas de aluminio que reflejan la luz del sol y reducen, así, la exposición de su equipo al calor.

 

En condiciones de frío, por contraste, la electrónica funciona mejor. El único problema reside en mantener las baterías en calor. Por este motivo, es preciso cambiarlas cada poco tiempo.

 

Jesús Calleja y Emilio Valdés.

Jesús Calleja y Emilio Valdés.

 

Tarjetas, Iluminación, Microfonía

Otro elemento de interés son las tarjetas de almacenamiento. Valdés considera determinante la transición de la cinta a estas tarjetas. En situación de mucho frío, la cinta quedaba ligeramente adherida al resto del carrete y, por este motivo, era inevitable que su reproducción posterior en el estudio se viera un poco ralentizada. Ahora este problema no existe. Algunos modelos, como las CompactFlash XS de Sony, se pueden incluso congelar sin dañarse. Las tarjetas SD son, en contraste, más frágiles. Emilio Valdés utiliza actualmente las CompactFast. En el ámbito de discos duros, los SSD son más resistentes que los magnéticos, aunque son más caros.

 

La iluminación es un apartado esencial en entornos sin luz como cuevas o pozos, donde es frecuente el uso de luces de espeleología o luces industriales adaptadas. El sector audiovisual no ofrece productos específicos válidos para estos casos, porque se trata de equipo muy pesado (pensado, por ejemplo, para cine), así que el personal de grabación debe acudir a otros entornos profesionales para encontrar soluciones a medida. Se trata, por eso, de un desafío de especial envergadura.

 

El mayor reto técnico al que ha tenido que enfrentarse Emilio Valdés es la iluminación de la Cueva de Voronia, la más profunda del Tierra, ubicada en Georgia. Antes de él, ningún otro equipo de televisión había filmado en su interior. La dificultad residía en trasladar el equipo, a través de cuerdas, hasta las profundidades de la sima, además de la abundante agua y las duras condiciones de humedad.

 

Imagen_extrema10

 

Otro de los hitos técnicos de Valdés y su equipo fue adentrarse en el segundo pozo más profundo del mundo, ubicado en España. En este caso, su equipo utilizó un sistema de luces que había sido empleado antes por National Geographic para grabar la cueva más grande del mundo, en Vietnam.

 

En otros casos, Valdés y su equipo han usado luces diseñadas para iluminar obras u operativos de bomberos. No entraña mucha dificultad porque son luces, en general, estabilizadas y muy blancas, válidas para grabar con ellas programas de televisión.

 

En situaciones más normales, los requerimientos de iluminación pueden resolverse con una pantalla LED 30×30 cm que permita al operador cambiar su temperatura de color. Valdés utiliza una de ese tipo para cubrir el 80% de sus necesidades de luz.

 

Un elemento fundamental son también las maletas. Emilio Valdés usa el modelo Peli Air, de tres kilogramos de peso. Sea ésta u otra marca, su uso es imprescindible para conservar el equipo totalmente operativo, teniendo en cuenta el trajín habitual de estos viajes.

 

Imagen_extrema11

 

La microfonía presenta algunos retos particulares. El principal obstáculo es el viento, una constante de estas grabaciones. Emilio Valdés añade los filtros antiviento Rycote a todas las entradas de audio para atajar este problema. A esto debe añadirse el efecto que producen las inclemencias del frío extremo, como el del Polo Norte, en los cables, que muchas veces se pelan. Por eso, en estas situaciones, Valdés sustituye estos cables por otros de silicona. Este material resiste mejor las bajas temperaturas.

 

Con respecto a trípodes, Valdés nos cuenta que los manipula bastante para adaptarlos, ya sea retirando algunas piezas o cortando una de sus patas para grabar planos concretos. No tiene predilección por ningún modelo concreto, porque todos presentan virtudes y carencias. Manfrotto o Sachtler son algunas de las marcas que más ha usado.

 

Últimamente, en cambio, está atreviéndose a grabar vídeo sin trípode. Puede permitirse esto porque emplea una cámara de fotos con un teleobjetivo de 1000 mm bien estabilizado.

 

Ante todo, sobrevivir

Estas son las particularidades de equipo más destacadas para filmar en condiciones extremas. Los profesionales destinados a este tipo de grabaciones no deben obsesionarse por conseguir el mejor plano o una excelencia técnica de vanguardia. Lo importante es grabar mucho material y estar capacitado para improvisar. Por eso es preciso llevar equipo muy operativo que cumpla, claro está, con unos requisitos profesionales mínimos.

 

En esta línea, Emilio Valdés relega cualquier singularidad del equipo a la capacidad física del operador para introducirse con éxito en estos entornos. “Ante todo, el cámara deber reunir energía suficiente para sobrevivir y, encima, disposición para grabar después”, concluye Valdés.

LaON Technology LT75
Blackmagic Design an
Calificar este artículo