InicioDivulgaciónHbbTV: Nuevos caminos para la convergencia entre la TV e Internet

HbbTV: Nuevos caminos para la convergencia entre la TV e Internet

Presentación del artículo sobre HbbTV de TM Broadcast

Por Carlos Alberto Martín Edo – Senior project engineer en ATOS

 En los últimos años ha aumentado de forma indudable el consumo de contenidos audiovisuales transmitidos a través de Internet. Según el informe [1], un 80 % del tráfico de Internet se deberá a contenidos audiovisuales en 2020 y una buena parte se consumirá a través de dispositivos móviles. Esta nueva tendencia ha motivado la aparición de nuevos operadores, denominados OTT (over-the-top, ya que prestan sus servicios por encima de las infraestructuras desplegadas por otros operadores), de gran éxito, que ofrecen catálogos de miles de contenidos por una módica tarifa plana.

Los contenidos transmitidos a través de Internet pueden consumirse a través de dispositivos móviles, de ordenadores, de dispositivos conectados a las pantallas y también a través de la propia pantalla de TV. Ha surgido así el paradigma de la TV híbrida o TV conectada, caracterizada por pantallas de TV que pueden recibir y reproducir contenidos que provienen tanto de una red tradicional de difusión como de Internet.

Fundamentalmente, existen dos modelos distintos para la explotación de los contenidos directamente en las pantallas: bien es el fabricante de pantallas el que determina qué contenidos están disponibles, bien la pantalla soporta el estándar HbbTV (Hybrid Broadcast Broadband TV) [2], que permite que también sean los operadores de TV lineal los que exploten sus contenidos.

En el caso del primer modelo, existe un botón en el mando que da paso al portal de contenidos del fabricante, que en ocasiones cuenta con aplicaciones, como las de las plataformas móviles. Los operadores de TV también han apostado por esta solución, desarrollando aplicaciones para los principales fabricantes de pantalla. Puesto que el portal de contenidos es propio del fabricante, no tiene que seguir ningún estándar de compatibilidad, sino que puede establecer una especificación propietaria. Un operador de TV tradicional o uno de las nuevas plataformas OTT ve multiplicado su coste de desarrollo, pues tiene que tiene que poner en marcha aplicaciones para los fabricantes y modelos de pantalla con los que quiera ser compatible. Además, es preciso llegar a un acuerdo con el fabricante para que la aplicación pase a estar disponible.

Esquema en la que se explican los procesos de televisión híbrida

En cambio, el estándar HbbTV es una tecnología de interoperabilidad, pensada para que los usuarios puedan acceder a los contenidos de cualquier operador comprándose cualquier pantalla compatible. Este modelo ya no está en manos del fabricante (siempre que decida integrar el estándar HbbTV en sus pantallas y siempre que el soporte de HbbTV esté habilitado por defecto o sea fácilmente configurable por el usuario), sino que los operadores de TV lineal pueden ofrecer directamente a través de la pantalla de TV contenidos vía Internet. Para ello, el operador de televisión emite junto con la señal audiovisual una sencilla aplicación gráfica que invita a los usuarios a acceder al portal de contenidos. El estándar especifica que este acceso se hace mediante el botón rojo del mando a distancia, de ahí que haya operadores que designen su aplicación HbbTV como “Botón rojo”. En la práctica, no es necesario siquiera enviar esta interfaz gráfica por el aire, sino que basta con alojarla en un servidor y enviar simplemente la URL en una tabla de señalización denominada AIT.

Así pues, la característica fundamental de este modelo de explotación de contenidos vía Internet es que el operador de televisión es capaz de hacer que la pantalla se conecte a su portal de contenidos y esto se realiza mediante la inclusión de una información muy ligera que se transmite por el canal de difusión. La sobrecarga en el flujo de emisión es mínima (del orden de decenas de kilobits por segundo) pero habilita el acceso a miles de contenidos personalizados.

La pantalla de TV integra un navegador de Internet que interpreta los contenidos HbbTV, de igual manera a como funcionan los navegadores web para ordenadores. Si bien se habla de aplicaciones HbbTV, se trata de contenidos web en una versión de HTML. En las primeras versiones del estándar se utilizaba CE-HTML, esto es, un HTML simplificado para facilitar la interpretación en dispositivos de electrónica de consumo, si bien las versiones más actuales soportan HTML5.

En cuanto a los contenidos, hay de diversos tipos, como noticias compuestas de texto y fotografías o lo que el estándar llama teletexto digital (lo cual no deja de ser paradójico, pues el teletexto de la televisión analógica es, de hecho, un sistema intrínsecamente digital). Ahora bien, el contenido estrella de las aplicaciones HbbTV son programas previamente emitidos, gracias a que el estándar especifica la reproducción de formatos audiovisuales.

Pantalla con un ejemplo de televisión híbrida

Precisamente HbbTV está de actualidad en España porque a finales de 2018 RTVE, Atresmedia y Mediaset pusieron en marcha portales de contenidos con la denominación común LOVEStv [3]. Está denominación y la utilización de una misma interfaz (con los distintos contenidos audiovisuales) demuestra el interés del sector de la radiodifusión de TV en España para buscar acuerdos que impulsen nuevos medios de transmisión y presentación de contenidos, en respuesta a los nuevos hábitos de consumo mencionados anteriormente.

LOVEStv permite acceder a los programas emitidos por el canal durante los siete días previos. Para ello, el usuario puede desplazarse entre los días, ir recorriendo la parrilla programa por programa y seleccionar el que sea de su interés. También es posible comenzar a ver desde el principio el programa que se está emitiendo por el canal de difusión en ese momento o también continuar la visualización de un contenido que se había comenzado previamente en la modalidad “bajo demanda”.

Como ya se ha indicado anteriormente, ha habido distintas versiones del estándar, que han añadido nuevas funcionalidades. Así, la versión 1.5 trajo la novedad del soporte del streaming adaptativo basado en la tecnología estándar MPEG-DASH [4]. El streaming adaptativo se caracteriza porque existen distintas calidades disponibles (en términos de tasa binaria de codificación) y el reproductor va evaluando cuál es la más alta que puede solicitar en cada momento, de manera que se optimiza la calidad percibida por el usuario y la utilización del ancho de banda de transmisión. Además, DASH permite el streaming en directo, mientras que tecnologías previas estaban basadas en la descarga progresiva, es decir, la descarga de un fichero de vídeo acondicionado de tal forma que es posible reproducirlo a medida que se va recibiendo, sin necesitar el fichero íntegro.

En cuanto a la versión 2.0, además del soporte para HTML5, destaca por prever la integración con segundas pantallas (companion screens and streams), de modo que la pantalla “principal” y las “adicionales” presenten contenidos relacionados de forma coordinada y sincronizada. Es un hecho conocido que los espectadores habitualmente ven la televisión mientras manejan un dispositivo móvil de uso personal conectado a Internet. De ahí que esta nueva versión del estándar haya visto la oportunidad de enriquecer los contenidos mediante la interacción entre las dos pantallas.

Representación de contenidos en forma de esfera

Entre las iniciativas puestas en marcha sobre HbbTV en España en los últimos tiempos, se puede mencionar la aplicación de interpretación en lengua de signos que ha desplegado RTVE. Hace ya años que algunos trabajos de investigación sugerían que HbbTV podía permitir la prestación del servicio de lengua de signos en modo cerrado (es decir, seleccionable, de modo que sólo se mostrase para los usuarios que lo necesitasen) [5], frente a la habitual implementación en modo abierto, que ha supuesto un inconveniente para los operadores de cara a ofrecer el servicio, pues la presencia de la persona signante podía distraer o molestar a los usuarios que no lo necesitasen. El acceso a este servicio en RTVE se realiza mediante el botón verde, de modo que basta con pulsar este botón del mando para inhibir la reproducción del canal de difusión y activar la reproducción de un flujo de streaming vía Internet que integra tanto la señal del programa como la ventana de la lengua de signos.

Esta evolución de los servicios ofrecidos por los operadores no hace más que refrendar el proceso de convergencia tecnológica que presenciamos desde hace un par de décadas y que se manifiesta tanto en los receptores como en las redes y los servicios, incluyendo también los contenidos multimedia.


 

REFERENCIAS

[1] ATOS. “Accelerating the race to value.” Serie Look Out 2020+; Industry Trends – Telecom. Disponible en: https://atos.net/content/mini-sites/look-out-2020/assets/pdf/ATOS_LOOK%20OUT_TELCO.pdf

[2] http://www.hbbtv.org

[3] https://www.lovestv.es/

[4] https://mpeg.chiariglione.org/standards/mpeg-dash

[5] Carlos Alberto Martín, José Manuel Menéndez y Guillermo Cisneros. “Connected TV: new opportunities for the accessibility”. NEM Summit. Estambul (Turquía). 16-18 de octubre de 2012.

Movistar Riders: Una
Blast Pro Series: La
Calificar este artículo