InicioInstalacionesFluge, un amplio abanico de posibilidades

Fluge, un amplio abanico de posibilidades

Fluge

Fluge es una compañía que no deja de crecer, en sus instalaciones hemos entrevistado a su Director General, Luis Berlanga

 

¿En qué punto está Fluge?

Desde la crisis, hemos empezado una fase de diversificación potenciando mucho la parte de vídeo, eventos corporativos y Broadcast. Hemos llevado todo esto también a sedes fuera de Madrid. Comenzamos en Barcelona, Zaragoza, Valencia, Ibiza, Vigo, San Sebastián, y ahora estamos también fuera de España: Panamá, Shanghái o Doha.

 

¿Cuáles son vuestras principales actividades?

En este momento, la empresa ha equilibrado su parte de directo con la división de eventos y con el resto de actividades. El directo aglutinaba el 85%-90% del negocio al inicio de la crisis, y ahora está en un 30%. No estamos en ese porcentaje porque haya bajado mucho nuestro negocio vinculado con los directos, que sí es cierto que ha bajado un poco, sino porque ha subido mucho la parte de eventos y nuestra división Broadcast y corporativa. Ahora mismo, incluyendo todas nuestras sedes, tenemos una ocupación del entorno de un 160% superior que hace unos años.

 

¿Cómo funcionan las sedes fuera de España? ¿Hay personal designado allí?

Sí, disponemos de instalaciones y también de personal. Son réplicas pequeñas de la oficina central. Hay mucha conexión, tanto desde Madrid con el resto de sedes como entre las sedes mismas. Me refiero a conexiones Valencia-Ibiza, Ibiza-Mallorca, Ibiza-Barcelona, etc. También pasa a nivel internacional. En el caso de Qatar, estamos  con nuestra división de ferias. Estaremos presentes durante la evolución del mundial y también después, en 2022, con la expo internacional de Dubái, que está a unas dos horas y media o tres horas de Doha.

 

Con respecto a la línea en la que trabajáis ahora (eventos, directos, etc.), ¿cuáles han sido vuestros últimos proyectos más importantes?

En la parte de directos tenemos entre manos este año giras importantes de Raphael, Robe Iniesta (cantante de Extremoduro) o David Bisbal, además de grandes festivales, como Benicasim, Arenal, A Summer Story, Low, One y un gran número más.

 

Además, esta semana hemos estado en eventos muy importantes: los premios MAX de teatro, los premios 40 Principales y los premios de Cadena 100.

 

Fluge

 

En la parte Broadcast, ¿qué soluciones ofrecéis?

El negocio Broadcast ha convivido mucho tiempo con Unidades Móviles, pero esto prácticamente ha desaparecido. Nosotros tenemos una equipación bastante moderna, muy renovada, en comparación a cómo se ha trabajado tradicionalmente. El sector ha cambiado mucho, y nosotros hemos encontrado un hueco, porque algunas empresas Broadcast no han podido evolucionar tras la crisis, o tienen claro simplemente que de este modo pueden seguir existiendo.

 

Tenéis un plató aquí en las nuevas instalaciones de Arganda. Habladnos de sus características técnicas.

Es un plató de una superficie de 1.000 metros cuadrados. Hay otros muchos así en Madrid, pero éste es el plató que dispone de más altura. Mide 14.70. No es un plató pensado para producir series al uso. Está muy cuidado acústicamente, a nivel de aislamiento y a nivel interno, con el fin de lograr un sonido bastante bueno. De hecho, la mayoría de marcas quiere realizar aquí sus demos porque suena muy bien y dispone de todas las posibilidades que necesitan en cuanto a rigging. Por otro lado, estamos instalando otro plató más, junto al anterior. Será de dimensiones similares, pero tendrá menos altura.

 

Aparte de permitir que estas producciones cuenten con medios propios, ofrecéis la posibilidad de proveérselos vosotros…

Por supuesto. A nosotros nos gusta proveer los medios, claro. Pero a veces no es así. Por ejemplo, el equipo de Joaquín Sabina acudió a nosotros para una gira que no hacíamos nosotros (otras giras sí las hemos hecho). Nos pidieron cables y demás. No hay problema.

 

¿Cómo elegís el equipamiento, teniendo en cuenta la cantidad de marcas que hay en el mercado y el gran volumen de productos que adquirís? ¿Tenéis algunos fetiches, o parámetros que sabéis que debéis analizar…?

Tenemos siempre dos opciones. En unos casos, pensando en una gira musical o en una instalación, nos exigen algo concreto que si consideramos que es interesante, o que será usado en el futuro, y no es por tanto un capricho, lo adquirimos. Es una de nuestras formas de elegir materiales, marcas o un aparato.

 

La otra opción es apostar por ello. Si el equipo es interesante, sea de iluminación, vídeo o sonido, valoramos apostar por él. Hacemos siempre mucho seguimiento de todas las distribuidoras para que nos tengan informados. Colaboramos para que ellas colaboren a su vez con los fabricantes.

 

Además, opinamos sobre todo con respecto a la concepción de los sistemas, teniendo en cuenta nuestra amplia experiencia en touring. Solemos aportar mucho al tema del diseño.

 

Dentro del directo, no es lo mismo un vídeo para la parte corporativa que para directo, ni siquiera tiempos o montajes. Cuidamos todo lo que podemos la parte de los técnicos. No es lo mismo colaborar con Miguel Bosé en uno de sus conciertos en el Palacio de los Deportes, o con David Bisbal, que encargarnos de un evento en el Santiago Bernabéu durante la final de la Champions. Ni siquiera el diseño es igual.

 

Fluge

 

Haciendo giras y tours, imagino que las integraciones os parecerán sencillas…

Sencillo no hay nada. Decir esto supondría menospreciar a los que las hacen. En cualquier caso, sí las hacemos. Es un mercado donde hay muchos freelance. Muchas empresas cuentan con profesionales autónomos que han sido formados en Fluge, ya sea dentro de la empresa o a través de nuestra escuela. A mí me gustaría que nuestros estudiantes trabajaran siempre con nosotros.

 

Es bueno para esta profesión que haya gente joven, porque los senior ayudan a los junior y, posteriormente, los propios junior tiran de los senior cuando estos se quedan un poco encasquillados.

 

¿Qué es lo que os diferencia?

Si nos referimos a la iluminación, hay empresas parecidas a la nuestra en España y Europa. Si hablamos de sonido, ocurre lo mismo. Si pensamos en el vídeo, creo que somos bastante potentes, pero pasa igual. Lo difícil, en cambio, es encontrar una empresa que aglutine todo el sector. Te pongo un ejemplo. En la parte de instalaciones, acabamos de terminar el Florida Park. Sin embargo, nosotros no entregamos las llaves y nos vamos. Nuestra labor no es terminar ahí, sino que nos quedamos. Luego vendrá la parte de directo, el día a día o eventos, y Fluge seguirá ahí. Este factor mantiene tranquilo el cliente. Estamos pendientes. Por eso, no tenemos problema en admitir que hay empresas fuertes y grandes en todos los verticales. Lo difícil es mantener esta posición a escala global. En la organización de un concierto de Enrique Búnbury, por ejemplo, coinciden vídeo, iluminación y sonido, pero no tienen nada que ver, ni siquiera sus horarios. Cuando descansan los técnicos de sonido, están trabajando los empleados de luces, que necesitan oscuridad. El LED, por ejemplo, puede convivir a cualquier hora, pero la proyección no.

 

Contadnos cómo es vuestra escuela.

Llevamos tres años con ella, se llama Trade. Tiene dos sedes, una en Moratalaz y otra en Rivas. Damos cursos de sonido, de vídeo, de iluminación, de producción. Ahora, tenemos entre manos un proyecto con Plastic, una escuela de DJs de Barcelona.

 

Es una escuela muy atractiva, porque los alumnos están en constante contacto con la gente que trabaja dentro del sector. Otras escuelas son más teóricas. Es cierto que agradecemos mucho la formación que brindan estas escuelas, porque nos mandan alumnos de prácticas. A los que son buenos, intentamos cuidarlos para que permanezcan con nosotros, como si fueran de nuestra escuela. Lo que pasa es que nosotros hacemos un seguimiento del alumnado desde el principio. El objetivo de los cursos es tener trabajo.

 

¿Cómo piensas que va a evolucionar la empresa?

Hay muchos factores a tener en cuenta. Un día te afecta el IVA y en otra ocasión te afecta que un cantante decida estar tres años sin girar, porque no tenemos tantos artistas de masas en España. Contamos con un gran problema. Proliferan los artistas clásicos. Sólo un pequeño porcentaje de la escena musical lo componen cantantes nuevos. Y me refiero con nuevos a David Bisbal o Malú, que llevan 20 años.

 

Trabajamos también con cantantes internacionales, pero es más difícil, porque estructuran giras mundiales. Trabajamos con ellos en festivales. Con los artistas latinos lo tenemos más fácil, porque están focalizados en este mercado. La banda Maná, por ejemplo, viene a España y celebra ocho conciertos. Pero no es el caso de Aerosmith, con el que estamos trabajando ahora para sus conciertos en festivales. En este caso hemos tenido suerte, porque sólo viene a España. Si hiciera gira mundial, sería distinto.

 

Es un mercado complicado. Hay artistas que acumulan muchas visitas en Internet, sus canciones tienen muchas descargas, pero les cuesta organizar con ese dinero una gira. El sector ha cambiado. En otro momento los cogía un manager, que apostaba por ellos, con el respaldo de una discográfica detrás que arriesgaba su dinero. Esto incluía presentación, sesiones para los medios, etc. Esto ha acabado. Ya no es caro, pero tiene que ser un pelotazo. Pablo Alborán, por ejemplo, surgió de Internet, pero es muy difícil que ocurra. Solo pasa una vez. El resto, al final, procede de Gran Hermano o de Got Talent.

 

En unos casos, se trata de artistas con talento, pero otras veces son productos fabricados. Por ejemplo, se ponen de moda los Gemeliers y la gente va a verlos. Violeta, a la que hemos hecho una gira internacional por Europa, es otro ejemplo. Ocurre también que los artistas corren el riesgo de que esa maquinaria los absorba. Muchas veces, artistas que tienen talento desaparecen solo por estar ahí, no llegan al público que tienen que llegar y tampoco pueden desarrollar su talento.

ETIQUETAS:
LaLiga y Mediapro in
VAV produce el acto
Calificar este artículo