InicioEquipamientoElementos esenciales para cámaras

Elementos esenciales para cámaras

Esencial cámara

Actualmente todo es vídeo, ya no es algo destinado únicamente a un nicho para producciones de televisión, realmente todo el mundo puede producir vídeo de calidad. Desde un Smartphone hasta una cámara de cine Premium, parece que todo tiene cabida. Pero siguen existiendo unos estándares de calidad que cumplir y, realmente, no todo vale. A continuación ofrecemos un artículo sobre lo que debe ser el equipamiento mínimo necesario para conseguir unos resultados profesionales, independientemente del uso del contenido.

 

Hay muchos modelos de cámaras en la actualidad, un abanico de posibilidades que nunca antes hemos visto. Además, la gran mayoría de ellas aportan características de alto nivel. Vamos a excluir en este artículo dispositivos como los teléfonos, que si bien tiene sentido usarlos en algunos casos relacionados con Informativos, realmente poseen muchas limitaciones a la hora de obtener vídeo de una calidad aceptable.

 

No hay que gastar mucho dinero para hacer producciones con calidad, incluso si se quiere captar el material en UHD/4K. Una buena muestra de ello es la Panasonic AG-UX90 que hemos probado en TM Broadcast.

 

Entre sus características destacadas encontramos:

  • Óptica zoom Leica 8,8×15 f2,8-4,5 equivalente a un 24,5-315 en paso universal con estabilizador óptico de 5 ejes y 3 anillos de control independientes.
  • Sensor MOS tipo 1.0 (en seguida veremos en detalle que significa) que permite grabar en UltraHD a 25p, en FullHD a 50p/25p, e incluso en SD mediante distintos tipos de codecs y ficheros.
  • Dos ranuras de memoria SD para grabaciones en relevo o simultáneas.
  • Pantalla táctil.
  • Control remoto desde Apple iPad mediante la aplicación gratuita AG ROP y un receptor inalámbrico USB opcional.
  • Y entre otras conexiones, disponemos de entradas de audio XLR, salida HDMI, y dos USB3.0.

 

Suficiente para cualquier producción destinada a un uso corporativo o incluso más. Se sitúa en el entorno de los 2.000€. Si queremos algo más serio, tenemos su hermana mayor, la AG-UX180 que nos ofrece grabación en 4K genuino (4096×2160) a 24p, cámara lenta en HD hasta 120 fps, un zoom 20x con angular equivalente a 24 mm, grabación simultánea multi-formato, grabación infrarroja, conectividad 3G-SDI, código de tiempo, conmutación 50/60 Hz. Aunque en este caso el precio ya sube hasta el rango de los 3.000€.

 

Esencial cámara

 

Hemos hablado de esta marca y estos modelos porque los hemos probado, hemos trabajado con ellos. Pero es válida cualquier cámara de su competencia en esa gama ya sea SONY, Canon, JVC, etc. Es importante que el manejo del bloque óptico pueda hacerse a través de anillos así como el tamaño del sensor, porque cuanto más grande sea mayor serán las posibilidades, aunque también generará archivos más grandes, de manera que deberemos contar con más presupuesto para las tarjetas/dispositivo de grabación. También tenemos que tener en cuenta cómo va a ser nuestro worflow posterior y si la cámara se adapta a él. En cuanto a códec, realmente todos funcionan bien, debe ir designado por cuál va a ser el programa en el que vamos a editar.

 

¿Y las cámaras DSLR? Esta fue una revolución que llegó en plena cris económica con la incorporación del vídeo a la Canon EOS 5D. Además, gracias al tamaño del sensor y las ópticas, se obtiene una estética “cinematográfica” a la que no se tendría acceso de otra forma y, además, ajustes manuales comprensibles. Sin embargo, también genera problemas como que es necesario trabajar en un entorno controlado, la diminuta profundidad de campo, los pequeños anillos de las ópticas que no están preparados para la agilidad y continuidad del vídeo, la ergonomía, etc. Pero si hablamos de, por ejemplo, la grabación de un pequeño anuncio de publicidad al que se le quiere dotar de cierta estética y cumple con la premisa del entorno controlado, entonces encontramos un aliado perfecto. Utilizar un rig o un estabilizador es imprescindible porque son cámaras que no están pensadas para grabar a pulso. Tanto Canon como Sony tienen buenas propuestas para este segmento.

 

Iluminación

Esencial cámara

 

Esta es una parte de la que muchas veces nos olvidamos y es una inversión que mejora sobremanera la calidad del material grabado. Realmente, con un kit típico de tres luces se van a cubrir prácticamente la totalidad de las situaciones. Aunque ahora hay opciones muy interesantes como los LumeCube que ayudan a enriquecer todavía más un plano. La utilización de estas luces no es complicada, tan solo hace falta poner en práctica la ley básica de la iluminación (principal, relleno, fondo, contra) utilizando el viejo truco de que apuntemos el contra al techo para que rellene también el fondo. Si queremos todavía mejorar más, una pequeña antorcha de LED será nuestro mejor aliado, funcionaría como luz principal y nos dejaría más juego con el kit de luces. Es una manera barata de que en una entrevista, por ejemplo, el sujeto aparezca con volumen, matices y separado del fondo, haciendo que la imagen gane mucho en calidad por un desembolso muy relativo. Hoy en día se pueden encontrar opciones muy baratas para cubrir este apartado y las cámaras son más sensibles que hace años, de manera que no es necesario contar con mucha potencia. Sería importante que el equipo seleccionado tenga ajuste de temperatura de color, para usarlo tanto en interior como en luz día, así como poder buscar algún matiz estético. Las cámaras hoy en día tienen ajustes de balance de blancos automáticos que funcionan realmente bien, aunque hay que recordar que su uso en manual aporta ventajas estéticas a la hora del rodaje, al hacerlo sobre un azul claro por ejemplo, lo que da un toque cálido a la escena. Sin embargo, siendo conscientes del uso extendido del vídeo, recomendamos el uso en automático para obtener un resultado óptimo que genere el menor trabajo posible en postproducción donde se puede ajustar el color y la estética.

 

Audio

A veces se le presta poca atención y tiene la misma importancia que el video, lo que grabemos se debe escuchar bien. Muchas cámaras vienen de serie con micrófonos de cañón, pero estos no van a captar el audio con la claridad necesaria aunque son un buen apoyo en exteriores o a la hora de conseguir audio ambiente. Por ello, algo discriminatorio a la hora de buscar una cámara debe ser que tenga entrada XLR. Esto nos abre las posibilidades sobre qué micrófonos elegir tanto si los queremos comprar como alquilar. Dependiendo del uso, tanto un micrófono de mano como de corbata son buenas elecciones.

 

En el caso de que la cámara no disponga de una entada XLR, como sucede en las DSLR u otros modelos, es preferible utilizar una grabadora externa de audio y en edición unirlo. Esto permite el uso de micrófonos inalámbricos siempre, mayor calidad y ajustes, etc. La única dificultad es sincronizarlo con la pista de video, pero una simple palmada delante de la cámara sirve. Además, esto hace que el audio se pueda estar grabando y el operador no esté pendiente de eso mismo, pudiendo moverse con libertad. Como siempre, todo tiene sus pros y sus contras. Tascam tiene buenos modelos y un catálogo muy amplio.

 

Esencial cámara

 

Grabador/tarjetas

Son muchas las opciones que encontramos para grabar nuestro material. Recomendamos claramente que las tarjetas sean de calidad, independientemente de lo que se va a producir. Porque, independientemente del tipo, las tarjetas no dejan de tener un coste muy asequible. Además se puede transferir de una manera muy sencilla el material a la estación de edición o a un disco externo. Deben de ser modelos top.

 

Es sencillo trabajar con varias tarjetas de manera que mientras unas están en la cámara otras están transfiriendo material. En cuando a unidades externas, el back-up es algo mucho más importante de lo que nos pensamos. Si miramos el precio por Gb resulta más barato contar con un disco externo. Hay muchos modelos en el mercado como los de G-Tech o los de Stardome que tienen un coste contenido para sus prestaciones y están pensados para su uso en vídeo. No es algo que resulte imprescindible, pero sí que nos garantiza seguridad. Al margen de marcas, hay una oferta muy grande de almacenamientos con diferentes protecciones, incluso con protección Raid y portátiles. Una cosa que sí conviene tener en cuenta es que la velocidad de transferencia es muy importante, por eso hay que prestar especial atención a qué tipo de conexión se va a utilizar para la work station y cuál es el peso del material a editar. En la balanza, la velocidad debe primar por encima de la capacidad de almacenamiento.

 

También existe la posibilidad de utilizar un grabador externo estilo Atomos o Convergent Design. Esto nos va a aportar dos ventajas, la primera es un mayor número de codecs que vamos a poder usar si conectamos por HDMI, por ejemplo, con la cámara. La otra, es que también funciona como monitor de campo, con varias herramientas integradas en ese sentido. Es un gasto más, pero realmente nos va a solucionar dos problemas y vamos a ganar en versatilidad.

 

Trípodes

Esencial cámara

 

No hay cámara ahora mismo, al menos en el segmento que recomendamos, que no tenga algún tipo de estabilización óptica. Pero, ¿eso significa que un trípode ya no es tan necesario? Rotundamente no. Un trípode es un requerimiento básico para grabar vídeo. Una cabeza fluida va a permitir conseguir planos con movimiento de Pan & Tilt muy estables y orgánicos. Esa fluidez de movimiento junto al control del encuadre, junto a un mejor acceso a los anillos de control de la cámara, va a hacer que el vídeo se aleje mucho de aquellos que puede hacer cualquier persona con un teléfono o una cámara doméstica de alto nivel. Se conseguirá un mejor material, se alinea mucho mejor la cámara con la visión y el resultado final del vídeo tendrá un aspecto mucho más profesional por el tipo de toma que implica, además de conseguir unos encuadres mucho más interesantes y dramáticos.

 

Otro paso, aunque esto ya sería opcional, es contar también con una dolly. Subir el trípode a tres ruedas habilita la posibilidad de hacer movimientos laterales con un suelo plano, además de trabajar más rápido a la hora de encuadrar o buscar una posición de cámara. Realmente, todo lo que no sea usar la cámara en la mano o el hombro va a mejorar sustancialmente el resultado final, incluso si es un vídeo formativo para uso interno de una empresa. El aspecto será de un trabajo muy profesional.

 

¿Algo más?

Es un elemento que no todo el mundo sabe manejar pero que una vez que entra en tu vida ya no sabes vivir sin él, hablamos del fotómetro. Si antes decíamos que un pequeño set de luces mejora la imagen, mucho más si esas luces proporcionan la luminosidad adecuada. Un fotómetro nos va a ayudar a medir si estamos trabajando bien independientemente de lo que nos parezca la imagen en el pequeño monitor LCD de la cámara, que muchas veces falsean el resultado final. Hay que aprender a manejarlo, pero en la edad digital que vivimos, es fácil encontrar tutoriales en la web.

 

Siempre es bueno disponer también de filtros para las luces y algunas herramientas como tijeras o cinta americana entre el equipo, porque nunca se sabe cuándo hay que cortar un cable o ajustar algo.

 

Conclusión

Los equipos de los que hemos hablado tienen un rango de precios y particularidades muy amplio. Incorporarlos a nuestro equipamiento va a hacer que el resultado final de nuestro trabajo tenga mucha más calidad. Vivimos en una era donde el vídeo lo va a copar todo, pero eso no justifica que se pueda rodar de cualquier manera ni que todo valga. Invertir en equipamiento es invertir en diferenciarse.

ETIQUETAS:
El domingo se lanza
El estándar H.265 a
Calificar este artículo