InicioDivulgaciónHistoria de los medios técnicos de la televisión. Grabación y reproducción de contenidos II: magnetoscopios digitales

Historia de los medios técnicos de la televisión. Grabación y reproducción de contenidos II: magnetoscopios digitales

Television_magnetoscopios

Por Luis Sanz

Aunque los trabajos de investigación para digitalizar las señales analógicas de vídeo y audio se desarrollaron durante décadas, no fue hasta 1986 cuando se comenzó la comercialización de magnetoscopios que grababan y reproducían señales digitales de vídeo y audio. La primera norma aprobada por el SMPTE para la grabación de vídeo digital en cinta magnética fue la denominada D1 (Digital 1), desarrollada conjuntamente por SONY y BTS (compañía formada en Europa por PHILIPS y BOSCH). Trabajaba con señal de vídeo sin compresión, digitalizando las señales componentes, Y, B-Y, R-Y, en el muestro 4-2-2 de la norma CCIR 601, junto con audio digital PCM. Utilizaba una cinta de ¾ de pulgada en casete cerrada. Los primeros magnetoscopios del mercado fueron el DVR-1000 de SONY y el DRC-100 de BTS. AMPEX nunca trabajó en el formato D1.

 

En el momento de la aparición del formato D1, en los centros de producción de televisión se disponía en general, junto con los telecines, de magnetoscopios analógicos de una pulgada, formatos B o C, para la producción de programas y la continuidad de Emisión. Es decir, la distribución dentro del centro se realizaba mediante una infraestructura de cableado y matrices para una única señal de vídeo compuesta. Por ello, la sustitución de los magnetoscopios analógicos por nuevos digitales en formato D1 presentaba, además del elevado coste de las máquinas, un problema de infraestructura en los centros, que deberían cablearse de nuevo para pasar a distribuir las tres señales componentes del formato. Este hecho, que también en su momento contribuyó a que no se sustituyeran de forma global los magnetoscopios compuestos de una pulgada por magnetoscopios en componentes de media pulgada salvo para Informativos, planteaba dos posibles caminos para no triplicar el cableado: multiplexar las señales digitales componentes en una sola que se distribuyera por un único cable por el centro o, desarrollar un formato digital que actuara sobre el vídeo analógico compuesto y no en componentes. Se tomaron ambos caminos.

 

BTS DCR 300 D1

BTS DCR 300 D1
http://www.marcelstvmuseum.com/photoalbum69.html

 

En efecto, por un lado, rápidamente se desarrolló la norma de señal de vídeo SDI (Serial Digital Interface), según el estándar CCIR 601 comentado más arriba, que no sólo permitía que en una sola señal estuvieran las tres componentes, si no que incorporaba los canales de audio digitales asociados y, por otro, AMPEX desarrolló y construyó una máquina, la ACR-225, que grababa y reproducía en señal de vídeo compuesto digitalizada, muestreándola a 4 veces la frecuencia de la subportadora de color. En esta aparición, además, estaba presente un motivo comercial. AMPEX había tenido un gran éxito, en Estados Unidos por supuesto, con su máquina ACR-25, denominada «SPOT PLAYER» que, como comentábamos anteriormente, consistía en una cartuchera robotizada de minicasetes en cinta de dos pulgadas quádruplex para la emisión automática de spots publicitarios. Pues bien, AMPEX quiso poner al servicio de los canales americanos un nuevo sistema cartuchera, pero de mayor calidad ya que utilizaba por primera vez la ventaja de uso de cintas magnéticas de partículas de metal en minicasetes de ¾ de pulgada y con mayor duración y ese fue el ACR-225, con señal compuesta digital. Fue comercializado en 1986. Su éxito fue discreto, aunque se vendieron bastantes unidades en USA, fundamentalmente porque era un formato propietario, no normalizado por los comités internacionales y porque SONY, que veía un enemigo a su formato D1, enseguida convenció a AMPEX de que se podía desarrollar más el formato D1 para que fuera útil también en la producción de programas, no sólo en la emisión de publicidad.

 

SONY DVR 1000 D1

SONY DVR 1000 D1 https://www.sony.net/Fun/design/history/product/1980/dvr-1000.html

 

Así nació el formato D2, aprobado por el SMPTE en 1987, que utilizaba casetes de ¾ de pulgada, similares a las del D1. Este formato, aunque también era sin compresión, como el D1, presentaba frente a él, la limitación de que realizaba la digitación directa de la señal compuesta, NTSC o PAL. Las máquinas en formato D2 se comenzaron a vender en 1988 y fueron comercializadas por SONY (serie DVR-10 a 28), AMPEX (serie VPR-200 a 300) y BTS (serie DCR-10 a 28). Los magnetoscopios SONY y AMPEX tenían diferencias sobre todo en la mecánica, el AMPEX, por ejemplo, tenía una unidad de transporte mucho más rápida que el SONY (podía leer una cinta a 60 veces la velocidad normal de reproducción con reconocimiento visual de la imagen) y BTS empleaba la misma táctica que en el BETACAM: sus magnetoscopios D2 eran los SONY con color de carcasa y pegatina de marca diferentes.

 

Las máquinas de formato D2 introdujeron una facilidad operativa muy interesante, denominada «read befote write», leer antes de escribir, que permitía reproducir y grabar simultáneamente en el mismo magnetoscopio. De esta forma, con una sola máquina se podían insertar imágenes, por ejemplo rótulos, sobre el vídeo previamente grabado en la cinta y regrabar el resultado en el mismo sitio de la cinta, y esto, al ser una señal digital, se podía repetir con múltiples imágenes en múltiples capas sin pérdida de calidad. Con ello, en muchas ocasiones se hacía innecesaria la presencia de otra máquina para edición máquina a máquina y se reducía la necesidad de edición lineal.

 

Durante estos años, las máquinas D1 y D2 se fueron introduciendo en los centros de televisión y, sobre todo, en las compañías privadas de producción y postproducción, aunque lentamente, dado su elevado coste y las modificaciones de instalación técnica que exigían. En algunos radiodifusores, el formato D2 fue utilizado para la emisión de las cadenas, en sustitución de los existentes de una pulgada analógicos y en 1989 SONY lanzó el DVR1, primer magnetoscopio portátil en formato D2.

 

PANASONIC D3

PANASONIC D3 https://www.trust.tv/products/detail.php?product_id=590628

 

PANASONIC, que había estado al margen comercial de los formatos digitales en cinta de ¾ de pulgada, contraatacó en 1991 con la propuesta y estandarización del formato D3, que trabajaba con señal digital compuesta sobre cinta de partículas de metal, como el D2, pero en casetes con ancho de ½ pulgada y con una velocidad de escritura menor, con lo que ahorraba cinta que podía llegar hasta 4 horas de grabación. La mecánica se apoyaba en el transporte del las máquinas del formato MII. Realmente era difícil que lo hiciera de otra manera, ya que PANASONIC nunca trabajó con casetes de ¾ de pulgada. Su mercado básicamente se ciñó a sus tradicionales clientes del formato MII, singularmente la NBC, que lo utilizó masivamente en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. Después de los Juegos, existió un excedente de equipos D3 con poco uso que se pusieron en el mercado a buen precio. Televisión Española adquirió 90 máquinas D3 en ese momento.

 

1993 fue un año muy importante en la evolución tecnológica de la grabación magnética de vídeo. En el ITS (Simposium Internacional) de Montreux, se presentaron tres nuevos formatos digitales: el DCT de AMPEX, el BETACAM DIGITAL de SONY y el D5 de PANASONIC. Todos trabajan en vídeo digital en componentes, los dos primeros son formatos con compresión de imagen, usando la transformada discreta del coseno (DCT) y el último trabaja sin compresión.

 

El AMPEX DCT (con sus máquinas estrella DCT-900d y 1700d) fue el primer magnetoscopio que utilizó compresión con pérdidas de información para reducir el flujo binario. Con casete de ¾ de pulgada, empleaba la misma cinta y transporte que la serie VPR y el ACR-225. Fue el último magnetoscopio fabricado por AMPEX y nunca alcanzó un gran número de ventas. En España no se utilizaron.

 

Apoyándose en su experiencia y el éxito de su formato analógico en componentes BETACAM SP, SONY lanzó también en 1993 el formato BETACAM DIGITAL, al que tampoco se le asignó una numeración D. Probablemente es el formato más logrado en la historia de la grabación magnética de vídeo. Tenía una gran calidad. Mediante la tecnología DCT (Transformada Discreta del Coseno) utilizaba una compresión intracampo 2:1 del vídeo en componentes con muestreo 4-2-2 en 10 bits, con una mejora importante del ancho de banda sin reducción apreciable de la resolución frente a los formatos no comprimidos y a un precio más económico. Conseguía un flujo binario de 90 Mbps e incorporaba 4 pistas de audio digital sin compresión PCM a 48 KHz y una quinta pista de cue, además de la de código de tiempo. Trabajaba sobre casete de ½ pulgada, llegando a disponer de hasta 124 minutos de grabación sobre cinta tamaño L. El camcorder BETACAM DIGITAL, con cintas de hasta 40 minutos de grabación, ha sido la máquina portátil de mayor calidad del mercado de definición estándar, referente de los mejores documentales, series de televisión e incluso se ha utilizado en rodaje cinematográfico. En la actualidad es el estándar de emisión de los pocos radiodifusores que aún emiten sus programas desde cinta de vídeo.

 

VC DIGITAL S D9

VC DIGITAL S D9 http://www.lionlamb.us/quad/d9_1.jpg

 

PANASONIC entró en batalla comercial de la grabación digital en media pulgada con el formato D5. No desarrolló ningún formato que utilizara compresión DCT y prefirió comercializar el D5, un formato digital en componentes sin compresión, como el D1, que se apoyaba en toda la mecánica y casetes de su máquina en compuesto digital D3 y suponía un plus de calidad frente a la compresión del BETACAM DIGITAL. El formato D5, aunque técnicamente de mejor calidad que el BETACAM DIGITAL, no pudo competir con él. La diferencia de ancho de banda, que exigía una longitud doble de cinta que el formato de SONY y el mayor coste de las máquinas no compensaba la teórica mayor calidad del D5. Su comercialización fue tremendamente inferior a la del BETACAM DIGITAL.

 

Con el BETACAM DIGITAL terminó la absoluta primacía que ostentó SONY en el mercado de los magnetoscopios y camcorders desde que apareció el primer BETACAM y comenzó a crecer en el mercado la presencia de los magnetoscopios fabricados por PANASONIC, hasta superar incluso a SONY. Todo ello debido a la generalización del uso de los nuevos estándares de compresión de vídeo MPEG y MJPEG (DV comercialmente). Por cierto, en esta última fase de la grabación magnética en cinta de vídeo, Estados Unidos y Europa desaparecieron del mapa y toda la fabricación se realizó con empresas japonesas, SONY, PANASONIC, JVC, Toshiba, etc.

 

Mientras tanto, en 1995 apareció otra compañía en liza, la japonesa JVC (Japan Victor Company), con un formato de magnífica calidad: el DIGITAL-S, normalizado como D9. Hasta ese momento, JVC se había especializado en las gamas doméstica e industrial de magnetoscopios, con el formato VHS, llegando a desarrollar una versión mejorada de éste, el S-VHS, que tenía mayor calidad y que incluso fue utilizado como formato de trabajo, por su magnífica relación calidad/precio, por muchas televisiones locales. A partir de su mecánica y formato de casete de ½ pulgada, JVC desarrolló el DIGITAL-S, retrocompatible con el S-VHS, utilizando una compresión intracuadro 2:1 del vídeo en componentes con muestreo 4-2-2 en 8 bits. De calidad algo inferior al BETACAM DIGITAL, el D9 era mucho más económico, pero no logró arrebatarle una cuota de mercado apreciable en el sector broadcast. Tuvo una comercialización interesante en el mercado de las televisiones locales que previamente disponían del formato S-VHS y que migraban a digital, pues, además de la buena relación calidad/precio, la compatibilidad con las cintas S-VHS, les permitían utilizar su archivo sin necesidad de conversión o duplicidad de formatos digitales. Disponía, igualmente de camcorders con cámara y magnetoscopio integrados en una única pieza.

 

SONY BETACAM SX

SONY BETACAM SX http://www.lionlamb.us/quad/betasx_2.jpg

 

Con la aparición de las dos normas de compresión para imágenes fijas y en movimiento, JPEG  Y MPEG, nacieron nuevas líneas de magnetoscopios con grabación magnética sobre cintas. Con técnicas matemáticas de eliminación y reducción de la redundancia espacial y su aplicación cuadro a cuadro, en el caso de los trabajos del Joint Photograph Expert Group (JPEG y M-JPEG, M de Motion) y de la redundancia espacial y temporal, en el caso de los trabajos del Motion Picture Expert Group (MPEG), se logró engañar sin problemas al ojo humano, de forma que con niveles de compresión elevados, las imágenes reproducidas reflejaban subjetivamente muy bien la realidad.

 

Con estas nuevas técnicas de compresión se organizó el desarrollo, fabricación y comercialización de nuevos magnetoscopios con grabación sobre cinta magnética. Los protagonistas iniciales fueron SONY y PANASONIC.

 

Formatos comprimidos

A partir de 1995/96, nuevos formatos compitieron en el mercado de la grabación de vídeo para producción televisiva con desigual fortuna. SONY, con el rebufo del éxito del BETACAM DIGITAL, consideró que sería bueno presentar un formato de parecidas características mecánicas (casete de cinta de ½ pulgada) pero que, aprovechando la aparición de la compresión MPEG, consiguiera una calidad sólo algo inferior y a un precio bastante más económico. Así presentó el BETACAM SX, inicialmente dirigido al uso en periodismo electrónico ENG. Tenía una compresión 10:1, con un formato MPEG-2 4:2:2P@ML (Profile Main Level) y era compatible con las cintas BETACAM SP. Ha sido un formato de buena calidad en el que SONY, además, incorporó novedades tecnológicas como el uso de camcordes híbridos que permitían grabar tanto en cinta de vídeo SX, como en disco duro; la posibilidad de volcar los contenidos grabados a una velocidad superior al tiempo real y la facilidad de hacer marcas en la cinta mientras se estaba grabando (good shots MARKs) para la fácil localización de planos en el momento de la edición. Ciertamente, el SX es el único formato con compresión MPEG que utiliza compresión temporal, grabando pares de imágenes  IB IB IB (Intracoding y Bidireccional coding), en vez de solo I I I …, como todos los demás formatos con MPEG, con lo que lograba una alta calidad de imágenes a bajo flujo binario, 18 Mb/s en este caso.

 

PANASONIC DVCPRO

PANASONIC DVCPRO http://www.creativemac.com/article/Panasonic-Ships-AJ-SD965-DVCPRO50-Studio-VTR-29542

 

Pero SONY cometió un error. Se equivocó en el tamaño de la cinta. Quizás pensó que el mercado broadcast no iba a «rebajarse» a trabajar con formatos de grabación sobre cinta de ¼ de pulgada, como ocurría con el incipiente mercado doméstico en el formato miniDV. Por ello, se centró en el BETACAM SX, con cinta 8 veces más grande que el formato DV, aunque también produjo en ¼ de pulgada, pero para el mercado doméstico e incluso, para las pequeñas televisiones que no disponían del presupuesto suficiente para adquirir formatos digitales en cintas de media pulgada, comercializando el formato DVCam, una variante del formato DV en el que se aumentó el grueso de cinta a 15µ y la velocidad de la cinta en un 50%, con lo que se conseguía más calidad. Otro problema añadido era que las máquinas con DVCam, de origen doméstico, eran muy frágiles para el trabajo de calle.

 

Rápidamente, PANASONIC le hizo ver su craso error.  Sin servidumbres del pasado, ya que sus formatos D3 y D5 no habían tenido una importante comercialización, PANASONIC tiró por la calle de en medio y desarrolló un formato, el DVCPro, totalmente incompatible con los anteriores, que llevó a SONY a un discreto segundo lugar, por primera vez, en el mercado de la producción y televisión broadcast.

 

El formato DV es técnicamente más sencillo que el MPEG. Al trabajar con MJPEG y comprimir sólo en el espacio, dentro de cada cuadro, es perfectamente válido para trabajar en edición, ya que el corte de cuadros es limpio. En cambio, el MPEG al utilizar compresión temporal, además de la espacial, sobre todo cuando trabaja con largos GOP (Group Of Pixels), no puede ser utilizado nativamente para edición, ya que la información comprimida se encuentra en varios cuadros y al cortarlos en edición, se rompe la imagen. Sólo aquellos sistemas MPEG que utilizan la compresión «I frame only», donde como hemos dicho antes «I» es la codificación Intracuadro, pueden ser objeto de edición. En puridad, no hay mucha diferencia entre un formato DV (MJPEG) y un MPEG I frame only, a fin de cuentas ambos realizan sólo compresión espacial intracuadro. En aquellos casos en el que el formato MPEG utilizado usa codificación entre varios cuadros, como es el caso del BETACAM SX, no se puede editar nativamente con él y es necesario codificar los ficheros MPEG en una señal de vídeo SDI para poder editarlos. Es otra dificultad del BETACAM SX, que para volcar el vídeo en un sistema de almacenamiento externo para edición no lineal, es preciso contar con tarjetas de vídeo SDI para entrada al sistema.

 

El formato original DV, introducido en 1995 con destino al mercado doméstico, tiene un muestreo 4:2:0 con profundidad de color a 8 bits, compresión 5:1 y flujo binario a 25 Mb/s, sobre casete de cinta de 1/4 pulgada, en un tamaño para cámara denominado miniDV por su pequeñez. El grueso de la cinta es 10µ.

 

PANASONIC, a partir del formato DV, desarrolló un formato profesional para el sector del broadcast y concentró todos los esfuerzos en su comercialización, compitiendo con ventaja con los formatos de SONY BETACAM SX y DVCam. Estableció dos formatos, el DVCPro 25 y el DVCPro 50. Ambos conservan del DV la cinta de ¼ de pulgada en casete de dos tamaños para diferente duración de grabación, pero con grueso de cinta de 18µ y diferente emulsión magnética, partículas de metal en vez de metal evaporado. La compresión es igualmente MJPEG, pero las frecuencias de muestreo y el flujo binario son sensiblemente superiores: 4:1:1 y 25 Mbps en el caso del DVCPro 25 y 4:2:2 y 50 Mb/s, en el de DVCPro 50. Con respecto a la relación de compresión, el DVCPro 25 conserva el 5:1 del DV, pero el DVCPro 50 la rebaja a 3,3:1. Además, los magnetoscopios y camcorders  DVCPro se vendían en versiones de 25 Mb/s, más baratos y de 50 Mb/s que eran conmutables a 25 Mb/s.

 

En la lucha comercial dentro del sector broadcast, el DVCPro de PANASONIC se fue imponiendo rápidamente a sus competidores, SONY con el BETACAM SX y JVC con el D9. El DVCPro 50 es de mayor calidad que el BETACAM SX, y aunque no es mejor que el D9 de JVC, la escasa implantación de esta compañía en el sector no le hizo ninguna sombra. Para aplicaciones ENG, el DVCPro 25 es de menor calidad que el BETACAM SX, pero tenía tres importantes ventajas para que finalmente se convirtiera en el estándar de camcorder por excelencia: una cinta de tamaño 8 veces menor que permitía camascopios más compactos y una menor ocupación de espacio en archivo, el volcado por cable de los contenidos grabados en formato DV directamente a través del estándar «fire wire» IEEE 1394, desde cámara o magnetoscopio estacionario a los servidores de almacenamiento compartido para su rápida edición, sin tener que recurrir a conversiones de señal, y finalmente un precio sensiblemente menor.

 

SONY intentó reaccionar para competir en esas características y presentó una versión mejorada del DVCam, llamado DVCam DSR, pero no consiguió mucho. La puntilla al uso profesional en broadcast del DVCam se la dio en 1998 la «task force» creada por EBU/SMPTE para estudiar la idoneidad de los formatos, en la que se concluyó que eran válidos para aplicaciones en producción y postproducción, los formatos MPEG 4:2:2 hasta 50 Mb/s y DV 4:2:2 y 4:1:1 de 25 y 50 Mb/s, mientras que los formatos DV25 y MPEG-2 con muestreo 4:2:0 (como es el DVCam en PAL) debían reducirse a aplicaciones especiales, es decir, no profesionales broadcast. SONY había perdido la batalla definitivamente y el DVCPro se generalizó por todo el mundo, igual que había pasado 10 años antes con el BETACAM SP de SONY. Sólo un limitado número de radiodifusores, en general canales públicos con importantes presupuestos, optaron por BETACAM  SX para aplicaciones ENG. En España este formato se implantó en TVE, Telemadrid y Canal 9 valenciano. El resto se inclinó por DVCPro.

 

SONY IMX

SONY IMX https://www.bhphotovideo.com/c/product/352572-
REG/Sony_MSWM2000_1_MSW_M2000_MPEG_IMX_Format.html

 

Después del BETACAM SX y el DVCPro, aparecieron dos iniciativas, una de SONY, con la versión IMX del formato MPEG y otra, de THOMSON-GRASS VALLEY, con la aplicación de un nuevo formato JPEG 2000, desarrollado por el Joint Photographic Expert Group, para superar alguna deficiencia del estándar JPEG.

 

En efecto, en el año 2000, SONY presenta IMX, una nueva serie de camcorders y magnetoscopios, para competir en calidad y no tanto en precio, con la serie DVCPro de PANASONIC. Está basada, como los anteriores, en compresión MPEG-2 4:2:2 P@ML intercuadro, pero con relaciones de compresión y flujos binario más altos que el BETACAM SX, y se comercializó en tres versiones: 30 Mb/s (6:1), 40 Mb/s (4:1) y 50 Mb/s (3,3:1), con lo que podía competir con las versiones 25 y 50 Mb/s del DVCPro. Era compatible con todos los formatos anteriores, con 8 canales de audio, y un magnetoscopio IMX puede reproducir todas la cintas BETACAM anteriores (normal, SP, DIGITAL y SX). Además, conserva la función «good shot MARK» del SX y añade dos importantes tecnologías: el SDTI (Serial Digital Transport Interface) que permite por un solo cable coaxial llevar conjuntamente vídeo, audio, TC y control remoto, y el e-VTR que, con una tarjeta 1.000 baseT, puede transferir el fichero MPEG a una red ethernet. Las máquinas seguían con el importante hándicap de usar casetes de ½ pulgada, que les impedía situarse en un mercado en el que el DVCPro había hecho natural el uso de cintas de ¼. No obstante, el formato IMX ha sido muy útil a SONY para su uso posterior en grabadores con soportes diferentes a la cinta magnética, como ha sido el XDCam sobre disco óptico y el XDCam EX sobre memorias flash SxS ExpressCard de reducido tamaño y alta capacidad.

 

Los principales clientes de los magnetoscopios con formato IMX han sido nuevamente los grandes radiodifusores públicos, como la RAI o TVE que han utilizando el formato para hacer una copia que preserve de forma transitoria el antiguo archivo de material filmado y magnético en cintas de vídeo de dos y una pulgada que se deterioran seriamente, a la espera de la decisión definitiva sobre el soporte final de sus importantes videotecas. En el resto del mercado, no ha tenido mucha presencia, salvo los reproductores J(2,3 y 30) que si bien se han fabricado para la reproducción IMX, su posibilidad de reproducir todos los formatos de BETACAM con salida SDI y su bajo precio, les ha hecho muy apetecibles para el mercado, aunque no se utilicen para IMX.

 

Con los formatos anteriores, se terminó la fabricación de magnetoscopios con cinta de vídeo para la producción en la televisión de definición estándar. A la espera de la alta definición, se siguieron utilizando los formatos MPEG y DV, con la aparición de algún nuevo invitado, como el JPEG2000 comentado, pero ya no se hicieron nuevos desarrollos y se paró la fabricación de camcorders y magnetoscopios estacionarios basados en cinta magnética, salvo en el mercado doméstico en el que la cinta miniDV siguió siendo protagonista, hasta la paulatina aparición de cámaras sin cinta y con grabación en memoria flash removible.

 

Nuevos soportes

Los nuevos soportes que fueron apareciendo y sustituyeron poco a poco a la cinta de vídeo en el sector profesional broadcast, son el disco óptico profesional, la memoria flash de estado sólido y el disco duro removible. Estos soportes están ideados para su uso en edición no lineal con servidores informáticos, en alternativa a la edición lineal existente hasta ese momento que se apoyaba en magnetoscopios de cinta de vídeo y trabajo máquina a máquina. Los contenidos grabados en los camcorders directamente en los formatos comprimidos y en forma de ficheros informáticos se vuelcan por conexiones USB, Fire Wire o Ethernet a los servidores de almacenamiento, con lo que se hace innecesaria en este proceso la señal tradicional de vídeo digital SDI.

 

En 2003, SONY introdujo el sistema XDCam, inicialmente con grabación y reproducción sobre disco óptico profesional de los formatos DVCam y MPEG-2 IMX, además de los metadatos del contenedor MXF y una copia en baja resolución MPEG-4 como proxy. El sistema incluye un camcorder, es decir cámara y unidad de lectura/escritura en una sola pieza y lectores/grabadores estacionarios de discos para su volcado a servidores externos vía USB, IEEE 1.394 o ethernet, así como unidades portátiles para edición en campo.

 

SONY J30

SONY J30 http://16nou.com/catalogo.php?idFamilia=3

 

El «profesional disc» de SONY es una variante del disco blu-ray y almacena en una sola cara 23,3 GB de datos, que a finales de 2007 aumentó a 50 GB en discos de doble capa para su uso en aplicaciones de alta definición. Las compresiones de trabajo son 30, 40 ó 50 Mb/s para MPEG-2 IMX, 25 Mb/s para DVCam y 1,5 Mb/s para el Proxy de baja resolución MPEG-4. El XDCam ha tenido una buena aceptación, sobre todo por los tradicionales usuarios de productos SONY y se reparte el mercado con ventaja sobre la propuesta tecnológica de PANASONIC.

 

En una línea completamente alternativa e incompatible, PANASONIC, en la misma época, desarrolló y comenzó la comercialización de un nuevo sistema de grabación de sus formatos DVCPro, el DVCPro P2, sobre tarjetas de memoria flash removibles (P2 – Professional Plug-in), que graban la señal de vídeo DVCPro con contenedor de formato MXF, organizadas en cuatro unidades en estructura PCMCIA, a través de la que se graba y se vuelcan los contenidos. Comenzó con tarjetas de 1 GB que se insertaban en la cámara en 5 ranuras de 4 tarjetas tipo PCMCIA, en total 20GB de capacidad, lo que permite la grabación de 80 minutos en compresión DCVPro 25.

 

En 2007, presentaron memorias flash de 4 GB, con lo que se conseguían en total 80 GB disponibles en cabeza de cámara, excesivos para definición estándar, pero muy convenientes si se trabaja en cámaras de alta definición. El equipamiento desarrollado incluye camcorders, que inicialmente compartían sistema de grabación con el de cinta de vídeo en la misma máquina, grabadores/reproductores estacionarios de estudio y lectores ligeros para volcado sobre servidores. El elevado precio de las tarjetas de memoria y la posibilidad de pérdida del soporte, debido a su pequeño tamaño, fueron las principales objeciones que ha puesto el mercado.

 

Una tercera alternativa para la grabación en fichero informático directamente en cabeza de cámara es la desarrollada por la compañía japonesa IKEGAMI, tradicionalmente la mayor especialista mundial en cámaras de vídeo, en la que ha colaborado, en la estructura de ficheros y flujo de trabajo, la compañía americana AVID, tradicionalmente mayor especialista mundial en edición de vídeo. El sistema se denomina EDITCam y consiste en la incorporación de un disco duro removible, cuya unidad de lectura/escritura está formando parte de la misma pieza de la cámara. Este disco, una vez grabado se retira de la cámara y se reproduce en una unidad de lectura, volcándose por USB en un servidor de almacenamiento.

 

IKEGAMI EDITCAM

IKEGAMI EDITCAM http://www.ikegami.com/br/products/sdtv/dns2
01w.html

 

Este sistema es muy antiguo, ya que IKEGAMI, de forma visionaria lo introdujo en 1995, antes de tiempo, cuando estos sistemas eran futuristas y nadie le hizo caso, vendiendo de su primera versión EDITCam1 unas pocas decenas de máquinas en todo el mundo. La segunda versión EDITCam2 de 1999 no mejoró las perspectivas. Pero en 2005, cuando el uso de la edición no lineal y los servidores de almacenamiento compartido estaban generalizándose, la versión EDITCam3 comenzó a despegar con discos de 40 y 80 GB, trabajando en cualquiera de las compresiones del mercado MPEG-2 y DV. Tenía a su favor dos hechos: el bajo coste de los discos y la unidad de lectura y su completa integración con los servidores de AVID, muy extendidos, que permiten grabar en cabeza de cámara con la misma estructura de proyectos, bines y clips que trabaja AVID, con lo que se reduce el tiempo de edición sensiblemente. La EDITCam también admite en la misma unidad de lectura/escritura módulos de memoria flash hasta 16 GB, pero el acento de IKEGAMI en este sistema es con el disco duro, no con memoria flash.

 

Presentado en 2006 -se desechó su comercialización tres años más tarde, al no haber resuelto los problemas de temperatura que se dieron en la cabeza de cámara-, THOMSON-GRASS VALLEY, desarrolló el sistema INFINITY, que pretendía, a un magnífico precio, reunir los sistemas de grabación que han elegido PANASONIC e IKEGAMI, la memoria flash y el disco duro removible, en un camcorder que aceptaba resoluciones de definición estándar y alta definición. Utilizaba, como hemos comentado, un nuevo algoritmo de compresión, el JPEG2000, desarrollado en 2001 con destino a la compresión de imágenes para cámaras fotográficas y que THOMSON- GRASS VALLEY decidió utilizarlo para formatos de vídeo. Con dos unidades de lectura/escritura diferentes en cabeza de cámara, los soportes de registro en diferentes compresiones eran: un disco duro removible de 35 GB, denominado «rev pro» y fabricado por IOMEGA, y una memoria Prograde CompactFlash de capacidad hasta 8 GB. Además del camcorder, el sistema INFINITY incluía un grabador/reproductor estacionario y un drive externo para la lectura del disco «rev pro». Lástima, el sistema prometía, pero murió por el calor.

 

SONY que se quedó sola en la tecnología de disco óptico para camcorders, quiso entrar en la de memoria flash en 2007 y presentó un nuevo formato, el XDCam EX, con pequeños camascopios desarrollados para alta definición, que graba sobre tarjetas de memoria SxS, nuevas tarjetas que cumplen con el estándar de la industria ExpressCard, que sustituyó al de PCMCIA y que permite una tasa de transferencia mucho mayor. El XDCam EX permitía dos tarjetas de 16 GB.

 

Alta definición

Sin entrar en la historia de la grabación magnetoscópica relacionada con la fracasada Alta Definición analógica que, junto con otros medios de producción, analizaremos en un artículo dedicado, con la generalización de la Alta Definición Digital, comenzó con lentitud pero sin pausa, el desarrollo específico de grabadores en Alta Definición digital para la producción de programas de televisión. Prácticamente, todas las compañías presentaron productos migrados hacia la Alta Definición: SONY con los formatos XDCam HD, HDCam y HDCam SR, PANASONIC con DVCPro 100 HD y D5 HD, Ikegami con EDITCam HD que graba en formato nativo DNxHD de AVID, entre otros.  A partir de ese momento empezamos a entrar en la actualidad, ya no es historia.

 

Finalmente en este apartado, hay que señalar un hecho singular. Por primera vez,  SONY y PANASONIC se pusieron de acuerdo en lanzar grabadores en el mismo formato, el formato de grabación en Alta Definición digital AVCHD (Advanced Video Codec High Definition), que utiliza la compresión MPEG-4 AVC (H.264). Nunca es tarde para colaborar.

StarVR impulsa el Vi
El CEO de Tedial, Jo
Calificar este artículo