InicioEn portadaCómo perfeccionar tu flujo de trabajo HDR

Cómo perfeccionar tu flujo de trabajo HDR

Apertura del artículo sobre HDR con una televisión

Por Yeray Alfageme
Business Technology Manager Olympic Channel

Cuando pensamos en producir un vídeo mediante HDR nos surgen un montón de dudas. Tratemos de aclararlas con las posibilidades de que disponemos a la hora de producir un vídeo en HDR.


 

¿Qué es HDR?

Recordemos qué es HDR. Las siglas significan High Dynamic Range, es decir Rango Dinámico Alto, y el término hace referencia a la luminosidad de la imagen. Una imagen SDR, Standard Dynamic Range o Rango Dinámico Estándar, es la imagen que llevamos capturando y reproduciendo en nuestros televisores desde la aparición de la televisión en color hasta la fecha. En lo que respecta a transmisiones en vivo, HDR obliga a pasar de señales de 8 bits a señales de 10 bits a fin de poder representar la luminosidad. Algo similar ocurre cuando se requieren flujos de trabajo basados en archivos, así como diferentes formatos y herramientas.

Hay que tener en cuenta que no hablamos aquí de la definición, que es otro tema, aunque muchos profesionales y consumidores prefieren imágenes HD-HDR frente a imágenes 4K-SDR, y por eso es tan importante comprender las implicaciones asociadas a trabajar en HDR.

Tampoco debemos confundir HDR con WCG, acrónimo de Wide Colour Gamut o Gama Amplia de Colores. Podemos filmar y producir contenidos HDR basados en el antiguo espacio de color BT.709 sin recurrir a BT.2020.

 

Captura de la imagen: la cámara y el estándar

La elección de cámara no es un problema en absoluto. La mayoría de las cámaras actuales pueden captar más luminosidad de la que podemos grabar y almacenar. Además, gran parte de nuestros smartphones cuentan con capacidades HDR, pero hay una cuestión que resolver a la hora de seleccionar la cámara: el estándar con el que queremos filmar. En el presente artículo no nos centraremos en qué cámara escoger, ya que existen multitud de opciones y la elección depende de muchos factores.

Como ya indicamos en nuestra trilogía sobre UHD, existen 3 estándares principales en materia de curvas gamma para HDR:

  • PQ – Dolby Vision: estándar propio de Dolby empleado en casi todas las compañías cinematográficas de Hollywood, con gran calidad de imagen, aunque es obligatoria la compatibilidad desde la captura hasta el visionado por parte del espectador.
  • HLG – Hybrid Log Gamma (Registro de Gamma Híbrido): surge de la colaboración entre la BBC y la NHK y parece ser el estándar en lo que respecta a transmisiones en directo y el empleado más habitualmente en televisión. Compatibilidad retrospectiva con SDR.
  • Sony S-Log 3: estándar propio de Sony para la utilización de cámaras y sistemas Sony, tanto para filmación en directo como para grabaciones. Puede pasarse a cualquiera de los demás formatos mediante un convertidor de imagen/Señal de Sony.
Tabla comparativa entre HDR 10 y Dolby Vision

Tabla 1

En este punto, debemos tener en cuenta que ninguno de los televisores comerciales que poseemos en casa pueden reproducir cualquiera de estos estándares, por lo que la calidad final de nuestra imagen debe adaptarse en consecuencia. El estándar empleado en casa podría ser bien Dolby Vision (aunque no una versión completa del mismo) o HDR 10.

HDR fue el estándar seleccionado por la mayoría de las marcas de televisores para ser coherentes materia de HDR doméstico. Asimismo, Sony, con su estándar S-Log 3, se ha unido a esta alianza a fin de llevar a los usuarios el aspecto y la sensación final del HDR de forma satisfactoria.

Se recomienda optar por HDR10 o por su última versión, HDR10+, por ser el más extendido y por lograr muy buen resultado también en aparatos domésticos con Dolby Vision (Tabla 1).

 

 

Monitor de Referencia

El siguiente paso en la dirección correcta para disponer de un flujo de trabajo plenamente HDR es controlar la señal, tanto en el momento de su captura como en el de su edición.

Cuando hablamos de representar luminancia, está muy clara la característica del monitor en la que debemos centrarnos: la luminosidad. Un monitor SDR podrá tener una luminosidad de unos 100 nits, mientras con los monitores HDR pueden alcanzar entre 800 y 1.000 nits, diez veces más que uno SDR. No es difícil imaginar que la diferencia será grande.

Monitor maestro profesional de Sony BVM-HX310 TRIMASTER HX™ 4k de 31 pulgadas

Monitor Maestro Profesional Sony BVM-HX310 TRIMASTER HX™ 4k de 31 pulgadas

Por ello es necesario tener un monitor de referencia. Hay diferentes monitores HDR en el mercado y podría también sentirse tentado a utilizar un televisor HDR, lo cual por supuesto no recomendamos, aunque un ejemplo que podemos ofrecer es el Canon DP-V2410. Se trata de un monitor de referencia HDR 4K considerado uno de los mejores, pero no es precisamente barato.

También hay monitores de Sony, como el BVM-HX310 presentado en el reciente IBC 2018, y capaz de reproducir curvas gamma tanto S-Log 3 como HLG, además de monitores no comerciales de Dolby, de fabricación propia.

Pantalla de Referencia Canon DP-V2410 4K de 24"

Pantalla de Referencia Canon DP-V2410 4K de 24″

Otras marcas ofrecen monitores SDR estándar que representan las partes HDR de la imagen con un marcador de color, pero nunca la imagen final.

Recomendamos encarecidamente optar por un monitor HDR, ya que en caso contrario resultará imposible conocer el aspecto final de la imagen HDR.

 

El software

Debemos tener cuidado, en este punto, en la elección del software que emplearemos para la edición y la postproducción de nuestra pieza en HDR, ya que no todo el software existente admite la totalidad de los estándares HDR.

El más popular es DaVinci Resolve, de Blackmagic, que funciona tanto en HDR10 o Dolby Vision como en HLG.

Hay que tener en cuenta que debe ser la versión Studio a fin de poder trabajar en HDR, ya que la versión Estándar solo admite SDR.

Imagen HDR representada en un monitor SDR

Ejemplo de imagen HDR representada en un monitor SDR. Como puede observarse, la mayor parte del cielo (la imagen fue realizada con este fin) queda fuera del rango SDR y tan solo ciertas zonas del parque, las grises, son áreas en SDR.

Entre otras aplicaciones compatibles con HDR encontramos SGO Mistika, Adobe Premiere Pro, y Avid Media Composer. Además, en cada formato podrá también seleccionar el códec de salida. Por ejemplo, Premiere permite elegir entre DNxHR, HEVC (H.265), y OpenEXR.

El almacenamiento puede ser también un elemento a considerar cuando se trabaja en HDR. La compresión es menor que en SDR y se deben guardar todos los datos disponibles en el proceso a fin de poder rehacer la imagen tantas veces como se desee.

Hay que prepararse para adquirir 1 Gb de almacenamiento por minuto de filmación si de veras se quiere trabajar en HDR.

 

Hardware y procesamiento necesarios

A la hora de ajustar las imágenes HDR nos encontramos con el mismo problema que al hacerlo con material en 4K: requiere mucho tiempo. La cantidad de datos necesaria para procesar los archivos es enorme y necesitamos hardware dedicado a la hora de plasmar el resultado final de nuestras obras. Por ejemplo, para ajustar en Resolve en Dolby Visión, Blackmagic Design sugiere el siguiente hardware (además de un monitor HDR certificado para Dolby Vision): una estación de trabajo que cumpla las especificaciones de Resolve, una interfaz de entrada/salida DeckLink 4K Extreme 12G o UltraStudio 4K Extreme para control en tiempo real, un monitor SDR (no HDR) para la capa base, hardware procesador de vídeo independiente de Dolby, la denominada CMU (Content Management Unit, Unidad de Gestión de Contenidos), y un enrutador de vídeo.

Óptica de una cámara cinematográfica

Con ello, el ordenador quedará conectado al monitor de referencia y asumirá parte del trabajo de renderizado de contenido HDR, acelerando así el proceso.

Si se va a producir una obra que debe retransmitirse tanto en SDR como en HDR, (lo cual, si somos sinceros, es lo que ocurrirá con todas las piezas porque no se podrá controlar la forma en la que el espectador final verá el contenido) recomendamos que se realice el ajuste sobre la versión en SDR. A partir de ahí se podrá aplicar una segunda tanda de ajustes, que llevará menos tiempo que la primera, centrándose únicamente en la zona en HDR. Con este proceso se habrá garantizado que se muestre el contenido en todas las pantallas, de la forma exacta que se desea.

 

Algunos consejos:

Por último, permitidme dar algunos consejos para trabajar en HDR. Se trata simplemente de apreciaciones personales, pero me parece útil compartirlas:

  • Como ya he indicado, hay que tener en cuenta que se ajusta en HDR pero finaliza en SDR.
  • No hay que pasarse con los ajustes aunque tengamos la tentación de hacerlo. Es mejor ser natural que parecer lo último en imagen publicitaria para televisión HDR.
  • Mucha paciencia y práctica. En el mundo HDR hay que dedicar tiempo a adquirir la misma habilidad que ya se tenía en SDR.
  • Ser coherente. No empezar a rodar en S-Log 3, realizar la post-producción en HLG y aplicar los ajustes finales en Dolby Vision, ya que el resultado del trabajo no va a tener buen aspecto en ninguno de los estándares.

Todo lo que he comentado son simplemente posibilidades a la hora de trabajar en HDR. La industria avanza con rapidez y la mayoría de los estudios (Netflix y Amazon incluidos) solo producen en HDR desde hace ya algún tiempo, alrededor de un año. Esto significa que prácticamente ya no hay restricciones en el flujo de trabajo, pero es diferente respecto a SDR.

Necesitamos ver nuestro resultado en HDR, lo que no es fácil actualmente. Las cámaras pueden filmar en HDR –la mayoría de ellas- y el software puede admitir los diferentes formatos, pero representar y transmitir la imagen a los espectadores es donde reside el problema.

Sin duda que mejorará rápidamente, pero tenemos que ser profesionales y mantener la seriedad a la hora de filmar en HDR y no limitarnos a utilizar la opción más reciente de HDR activada en nuestro smartphone.

Y recordad: no queremos más píxeles, sino mejores píxeles, y es aquí dónde HDR cobra importancia.

Trípode Sachtler Fl
DiseFoto, nuevo dist
Calificar este artículo