InicioEn portadaCanon C200, grabación en 4K con estética de super 35 a un coste contenido

Canon C200, grabación en 4K con estética de super 35 a un coste contenido

Canon, C200, cámara

Laboratorio realizado por Álvaro Bernal

La Canon C200 es la última cámara de Canon en su línea Cinema EOS con sensor de super 35. Es una cámara que cubre  el hueco de mercado de aquellos que buscan grabación en 4K con estética de super 35 con un coste contenido. Y es la primera cámara en este rango de precios que incluye grabación interna en formato RAW.

 

Vamos a comenzar comentando los formatos de grabación que ofrece ya que esto es algo determinante para cada tipo de proyecto audiovisual. En 4K puede grabar como decimos, internamente a 25/30 p en 12 bits o a 50/60 p a 10 bits. En MP4 4.2.0 long gop a un flujo de 150 Mbps 50/60 p. Aquí surge el debate. ¿Por qué Canon no ofrece un códec “intermedio” 4.2.2? No tengo la respuesta pero quizás la existencia de la gama C300 sea la explicación. Probablemente la C200 va dirigida a quienes normalmente quieran un flujo de trabajo ágil en MP4 con resolución 4K y todo lo bueno de la línea EOS, que es una imagen que no sabemos describir pero que nos resulta muy natural y creíble, un excelente rendimiento con poca luz, buen rango dinámico y una ergonomía pensada por profesionales  y no por ingenieros en un despacho que nunca han grabado video profesional.  Ese es el mercado natural pero aporta ese extra de 4K en RAW que permitirá que de vez en cuando podamos jugar en la liga del verdadero procesado posterior de la imagen. Lo que no debemos dejar de tener en cuenta es que cuando grabamos en RAW los costes se incrementan considerablemente. Las tarjetas específicas “Compact Fast” son hoy por hoy mucho más caras que las SD que permiten la grabación en 4K MP4, el volumen de gigas que se genera es muy importante y en especial, el ordenador para procesar los RAW y posteriormente editarlos debe ser realmente potente. Por ello insisto en que el uso habitual será el MP4 4K con las opciones de curvas, en ocasiones LOG y en otras en “WIDE RANGE” donde sin mayor complicación obtenemos mucho de lo bueno de la filosofía EOS. Como aproximación, en 128 gigas podrás grabar unos 15 minutos en RAW 4K y unos 110 en MP4 4K.

 

Canon, C200

 

En HD podemos llegar a los 100/120 fotogramas continuos, esta vez sin recorte del sensor. Canon hasta la fecha no ha sido puntera en las prestaciones máximas en cámaras lentas, pero ya ofrece cifras que permiten contemplar esta opción narrativamente. Conviene destacar que ya grabando a 50p podemos hacer una sutil cámara lenta en edición sin pérdida del 50%, que en muchos planos ofrece un cambio sutil que acompaña perfectamente la intención emocional de la edición. Es el caso de ralentizar el movimiento de personas, elementos de la naturaleza, etc.  Finalmente en este aspecto comentar que grabando en 4K RAW podemos contar con grabación simultánea en la tarjeta SD de  un fichero en 4K con compresión alta para visualizarlo en un equipo poco potente mientras tenemos acceso al PC potente que procesará los RAW.

 

El sensor de la C200 de tamaño super 35 ofrece un rango dinámico de 15 pasos (Cinema RAW Light) y de 13 pasos (MP4/Canon Log3). Si empleáis objetivos EF a resolución de 4096 x 2160 o 2048 x 1080 la longitud focal real se multiplicará por   1,460 y en caso de resolución de 3840 x 2160 o 1920 x 1080 por  1,534. Esto es relevante a la hora de las ópticas que elijáis. En este punto indicar que el excelente sistema de autofoco “dual pixel” de Canon funciona con muchas de las ópticas EF de Canon y también con algunos zoom motorizados de la marca. El concepto de autofoco de Canon nada tiene que ver con antiguos sistemas de autofoco, que lentos e imprecisos desesperaban más que ayudar. No conozco a nadie que después de probarlo no reconozca que solo en alguna situación concreta lo haría mejor que lo que lo hace la cámara. Las posibilidades de personalizar el autofoco son tantas que al principio te desborda, pero una vez entendido qué y cómo puede enfocar cuesta entender que aún haya quien quiera enfocar manualmente. Es una gozada personalizar la respuesta del autofoco y la velocidad a la que hace la transición entre dos elementos de la composición. Todo tocando la pantalla o moviendo el joystick perfectamente ubicado al lado del botón REC  de la empuñadura por si estamos mirando por el visor. Todos los fabricantes están trabajando duro en los sistemas de autofoco. Los tiempos cambian. Esta forma de enfocar evita repetir muchas tomas por problemas en el foco que todo el que trabaja con sensores grandes reconoce. Además, creativamente se nos ocurren movimientos de cámara que eran impensables en rodajes donde no controlamos lo que está delante de la cámara.  Opciones como el reconocimiento de caras, siendo realmente sencillo pasar de una a otra, el enfoque con seguimiento, la posibilidad mediante botón personalizable de parar el funcionamiento del autofoco y retomarlo cuando queramos, etc. hace que ganemos mucho tiempo no repitiendo tomas o simplemente logrando cosas que solo pasan una vez y que por la dificultad de enfocar manualmente, o no nos atrevemos o bien no lo logramos. Todo esto se entiende si vamos a emplear ópticas compatibles con el sistema. Si empleamos ópticas 100×100 manuales, aún así tendremos una excelente ayuda visual para saber cuándo enfocamos correctamente. Respecto a la sensibilidad llegamos hasta 25600 y dos modos “forzados” de 51200 y 102400. En este sentido las cifras no me dicen nada. Cada proyecto audiovisual requiere una calidad en la factura técnica, y lo que en noticias será perfectamente aceptable en un documental cuidado no se entenderá que, por ejemplo, por falta de iluminación una entrevista se grabe con un ruido en la imagen impropio del ritmo y tipo de documental. No termino de entender expresiones del tipo “hasta 6.400 va bien” cuando todos sabemos que el tipo de escena, contraste,  etc. hacen que a mismos isos el resultado sea bien distinto. Por la salida HMDI podemos obtener 3840 x 2160 a 8 bits 4.2.2 y a 10 bits en 1920 x 1080. Con la información disponible no podremos grabar 4K de  forma externa. Sabemos que en el próximo año dispondremos de actualización al formato de Canon XF-AVC 4K pero aún no sabemos si será en 4.2.2, algo que a todos nos encantaría.

 

Canon, C200

 

El cuerpo y ergonomía de la cámara es destacable. Se sostiene casi como una cámara de fotos. El visor es de una calidad muy aceptable con 1,77 millones de puntos y con el lógico corrector de dioptrías. La pantalla de 4 pulgadas táctil de 1,23 millones de puntos permite emplear el autofoco de una forma muy intuitiva. En esta ocasión podemos recolocar la pantalla en múltiples posiciones gracias a un mecanismo de movimiento en tres ejes. Por supuesto tenemos zebra, peaking, formato de onda, etc. y en la pantalla podemos aplicar las curvas de corrección  de color si hemos activado previamente las opciones de grabar en Canon Log. Disponemos de filtros ND, 2, 4, 6, 8, 10 pasos, mediante unos botones físicos muy accesibles. La cámara tiene todas las funciones habituales (blancos, peaking, ganancia, etc.) en botones físicos de fácil acceso y otros personalizables con lo que es sencillo dejar la cámara al gusto de cada operador.

 

En esta ocasión los conectores y controles de audio han sido ubicados en el cuerpo de la cámara y no en el asa extraíble. Probablemente esta opción sea del gusto de más operadores, ya que los cables en el asa de una manera u otra complicaban el agarre de la cámara. Tenemos acceso a funciones creativas como el time lapse, la grabación de fotogramas sueltos y la grabación de 3 segundos previa que en ocasiones serán de gran ayuda. Respecto a la grabación en cámara lenta, comentábamos que podemos llegar en HD a 100 fotogramas (o 120 en modo “americano”). La imagen no es en absoluto mala, pero cuando te acostumbras a visualizar 4K la sensación es de cierta falta de detalle. Lo tratamos de contrarrestar con encuadres en los que por tipo de lente podamos desenfocar ligeramente el fondo y así engañar al cerebro, pero al tiempo con diafragmas evitando la máxima apertura que aumentan esa sensación de imagen “floja”. Hasta la fecha ningún fabricante ofrece los mismo fotogramas en 4K y en HD y probablemente no es algo que veamos en el corto plazo ya que 4K procesa 4 veces más datos.

 

Canon, C200

 

Finalmente comentaremos la posibilidad de controlar la C200 de forma remota a través de un “browser” mediante conexión WIFI. Podemos controlar muchas funciones, grabar y parar así como enfocar en la pantalla de nuestro teléfono o tablet. Esto abre la puerta a otros usos como llevar la cámara en un gymbal y que otra persona se encargue del enfoque. Es cierto que hay un retardo de unos pocos fotogramas pero en las pruebas la sensación que hemos tenido ha sido de ser una función que se puede emplear razonablemente.

Black Box lanza la n
RTVE analiza las imp
Calificar este artículo