InicioEn portadaBolero, by Riedel: Ahora necesita menos para ser más

Bolero, by Riedel: Ahora necesita menos para ser más

Uno de los sistemas de intercom Bolero de Riedel en el suelo de una pista de carreras junto a un coche

Por Luis Pavía

Bolero, el intercom de Riedel, cuenta con alguna destacada característica que lo hace aún más versátil y asequible.

Bolero es el reconocido y prestigioso sistema de intercomunicación de Riedel, fabricante alemán de sistemas de distribución de señales de banda ancha, comunicaciones y transporte de datos cuyos productos se han ganado por méritos propios una posición indiscutible en los entornos de producción más exigentes de todo el mundo.

Desde su presentación en 2017, Bolero ha destacado por proporcionar una colección de características únicas de las que no dispone ningún otro producto similar. Algunas de estas características diferenciales proceden del sistema Artist de matrices de soporte y control de señales de audio del mismo Riedel, lo que condicionaba significativamente la inversión requerida para poder disfrutar del excelente equipamiento.

Y en este sentido es en el que se ha producido la novedosa característica presentada en el NAB 2018 de Las Vegas y que hace que hoy Bolero necesite menos para ser más: su versión “standalone” (independiente), plenamente operativa sin necesitar más que la red de antenas y sin precisar ninguna matriz Artist en el conjunto.

Pero veamos que es Bolero, independientemente de su configuración. Es un sistema de intercomunicación basado en tecnología de radio DECT, que opera en la banda de los 1,9 GHz y que, como es habitual en este tipo de dispositivos, no requiere licencia para su uso. Es la misma tecnología utilizada para las bandas de telefonía móvil, cuya seguridad y fiabilidad están más que demostradas. El equipo puede funcionar indistintamente tanto como una petaca de intercom inalámbrica (con sus diferentes modelos de auriculares: sencillo, doble, abierto, cerrado, y con distintos tipos de micrófonos), o como un panel de control inalámbrico. Pero también puede funcionar como una radio walkie-talkie, estableciendo comunicaciones sin auriculares gracias a su micrófono y altavoz integrado, característica que actualmente no tiene ningún otro equipo en el mercado.

Entre los objetivos prioritarios en su diseño se consideró la facilidad de uso y de configuración, la fiabilidad y la seguridad. Basta citar que es el producto elegido en las comunicaciones de entornos tan exigentes como la Fórmula 1, o los nuevos estudios de la BBC en Londres para hacernos una idea de su potencial. Si pensamos que en la Fórmula 1, por ejemplo, necesitamos garantizar que nuestras comunicaciones sean fiables en un entorno de espectro radioeléctrico saturado, con posibles interferencias de todo tipo de señales, que siempre haya garantía de comunicación sin interrupciones entre miembros del mismo equipo, pero inalcanzables por el equipo del box adyacente con los mismos dispositivos, podemos hacernos una idea del nivel de exigencia que es capaz de afrontar y resolver.

En su configuración con matriz Artist, el equipo centralizado de control de audio del propio Riedel, las comunicaciones se realizan bajo estándar de redes IP con protocolos AES67, conectando las antenas de forma descentralizada a través de switchs AES a la matriz para crear una red distribuida en la cual las petacas inalámbricas van a realizar la conmutación automática y transparente entre antenas (roaming) de forma equivalente a como lo hacen nuestros teléfonos móviles. De esta forma, las antenas mantienen la conexión con las petacas registradas en nuestra red, independientemente de su movimiento entre ellas.

Conjunto de intercoms Bolero de Riedel agrupados en un mismo espacio

Gracias al uso inteligente y los métodos de asignación de frecuencias, cada antena puede gestionar hasta 10 petacas, estando el límite del sistema en 100 antenas simultáneas con hasta 100 petacas en total. Las antenas están construidas con sistemas reprogramables FPGA, para poder actualizarse a nuevos protocolos y estándares si llega el caso.

El registro de las petacas en la red se ha optimizado mediante protocolo NFC, haciendo que en lugar de tener que navegar entre menús, la operación sea tan sencilla como tocar una de las antenas con la petaca. Claro, que con vistas a la seguridad, el registro sólo se realizará si desde el software de control hemos “abierto” el sistema y esa antena a modo registro, y tenemos la petaca en nuestra lista de dispositivos reconocibles. De esta forma se consigue mantener la máxima comodidad sin comprometer la seguridad.

Así, basta con recoger la petaca en el control, encenderla y mientras vamos de camino al set registrarla tocando la antena que tengamos de camino. Ya estamos en línea, y con la configuración asignada a nuestra petaca cargada instantáneamente.

Para su operativa, las petacas cuentan con una gran pantalla en color, de fácil lectura en cualquier posición gracias al diseño inclinado y la posibilidad de invertir la imagen, y 6 con botones para cada uno de los canales de intercom, fácilmente distinguibles tanto por su posición como por las rugosidades de tipo braille para que, al igual que con cualquier panel, se puedan realizar llamadas individuales o de grupo según nuestra configuración personalizada. Configuración que se puede controlar en remoto desde el control de Artist y reflejándose inmediatamente en cada dispositivo, incluida la asignación de botones, las funciones accesibles, o incluso el volumen o el muteado.

Físicamente son equipos robustos, diseñados y construidos para afrontar el riguroso trabajo diario sin riesgo para su integridad, combinando distintos materiales, y haciendo que su uso sea cómodo incluso con guantes. Ademar de contar con sellado IP65 que posibilita su uso en entornos húmedos sin riesgo.

Ya entrando en su interior, respecto a los medios para mantener la máxima calidad de sonido, se han desarrollado e implementado los mejores medios actualmente disponibles para que la claridad y calidad de sonido, la separación del ruido ambiente de la voz, y el rango señal/ruido se mantengan siempre en valores máximos. Así, mediante la tecnología ADR por ejemplo, internamente se utiliza la recepción de múltiples canales para asegurar que la comunicación se mantiene limpia incluso cuando debemos desenvolvernos en entornos de condiciones radioeléctricas cambiantes o con múltiples reflexiones.

Para aumentar su versatilidad, y como características que no hemos encontrado en ningún otro intercom, Bolero cuenta con un interface bluetooth que le permite utilizar auriculares inalámbricos y, más interesante aún, actuar como “manos libres” de nuestro teléfono móvil, para atender llamadas a través del auricular y, todavía mucho más interesante, poder insertar estas llamadas en la red de comunicaciones del sistema para, por ejemplo, incluir en el grupo a una persona que esté fuera de la red o pasar una llamada a emisión en el caso de un directo sin precisar un teléfono híbrido.

Detalle de la pantalla de los sistemas de intercom Bolero de Riedel

Otra de las funciones que facilita el uso es un botón directo de rellamada, para responder a la última llamada recibida sin más que pulsarlo.

En su funcionalidad de panel independiente, se comporta como cualquier panel del que pudiéramos disponer en cualquiera de las salas de control, con las mismas funcionalidades y posibilidades de configuración, con la única restricción en el número de botones físicos directamente disponibles. De hecho, de cara a las matrices Artist, las petacas siempre tienen la apariencia de panel, independiente de su uso como panel remoto inalámbrico, petaca de intercom, walkie-talkie de mano, o unidad de enlace con teléfono móvil.

Por último, con la versión “standalone”, sólo se requiere que una de las antenas actúe como maestra del sistema y así se puede prescindir de la matriz Artist si no precisamos de control y gestión de una potente red de audio adicional e integrada con el sistema de intercom, reduciendo significativamente la inversión necesaria.

Como detalle anecdótico, que refuerza la idea de cuánto se ha cuidado el diseño pensando en todas las posibles necesidades de los usuarios, el clip del cinturón tiene un hueco especialmente diseñado para funcionar como… ¡abrebotellas! ¿Quién no lo ha echado de menos en alguna ocasión? Especialmente al final de una de esas interminables jornadas de trabajo, cuando hemos alcanzado los objetivos y ya nos podemos relajar.

MixPre-10T de Sound
SDI vs IP, estado ac
Calificar este artículo